(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Bibliographía de la guerra de la independencia"

r«1, BIX £.¿Wi\\¿ 

Bibliographía de la guerra de la i 



3 T153 DDflM^bb? 3 







o^e^ 1 



DOES NC 
REFERENÍ / 



r, 



L 



HOMEÍ 

UNIVERSíTX ( 



• 



^ ESERVED 
RDR 










NC7 T KE.N 

FROM TH; 



university of 

connecticut 

libraries 




Digitized by the Internet Archive 
in 2013 



http://archive.org/details/bibliographiadelOOiban 



BIBLIOGRAFÍA 



Guerra de la Independencia. 



Teniente Coronel IBANEZ MARÍN 



BIBLIOGRAFÍA 



DE LA 



GUERRA DE LA INDEPENDENCIA 



«b= ^ =d» 



ESERVED 
> T FOR 
\/\ EFERF:NCE 
U JyEADING 



NOT TO &£ TAKEN 
FROM THE LIBRARY 



MADKIli 

Imp. de la (Revista Técnica de Inf. a y Cal>. a > 

Peticiono, 2 duplicad». 

I908 



«_>3¿ ¿£5 n<V /< 



;//' /y ■"■-' 



f/r / 






O' 



El Autor. 



UNA EXPLICACIÓN 



La damos muy gustosos al público en general y singularmente á 
los eruditos. 

Estas páginas tratan de papeles y libros que han servido de ríiate- 
riales para cierto estudio crítico-militar de comienzos del siglo XIX: pu- 
blicadas progresivamente en la Revista Técnica de Infantería y Ca- 
BALLERRÍA, debían colocarse, previos unos renglones de preliminar, á la 
cabeza del trabajo pensado y comenzado ya, acerca de Guerra moderna, 
del cual es primer término la monografía salida á luz hace dos años: 
Campana de Prusia en 1806. 

Atenciones perentorias han obligado á demorar la conclusión y pu- 
blicación, de lo que será segunda ordenada en el eje imaginario de un si- 
glo y de campañas modernas verdaderamente instructivas. Como la tarea 
tiende á analizar las Instituciones militares con que España contaba al 
afrontar la lucha con el Emperador, así como la acción personal de éste 
en nuestra tierra, hemos considerado que acaso ofrezca interés á los 
amadores de estudios relacionados con nuestra Independencia y á los 
profesionales que quieran ver como se inicia la guerra de pueblos, y de 
qué modo hace crisis en el suelo peninsular el genio guerrero del mayor 
caudillo de la Humanidad. 

Con ocasión del Centenario de la Independencia, existe un cierto 
gusto por conocer los sucesos de ella, y vulgarizadores, eruditos é inves- 
tigadores, han dado señales de vida estampando el fruto de sus tareas. 
Esta bibliografía, aunque más principalmente contraída á la campaña 
grande de 1808 y 1809 y á las obras de carácter general que mejor pue- 
den ilustrar sobre la Epopeya, puede ser un guía leal y un instrumento 



de trabajo, que ahorre tiempo y afanes á los unos y oriente á los otros. 
Por eso sale prematuramente, sin esperar á la publicación del trabajo 
que de ella ha nacido (i). 

Terminada en la primavera de este año, faltan en sus diversas sec- 
ciones algunos libros novísimos puestos en circulación desde entonces 
hasta hoy. De los más principales de que tenemos noticia, haremos una 
indicación en este pseudo-prólogo; pero vamos antes á trazar un bosque- 
jo de la parte documental inédita, en los modos y términos por nosotros 
vista y apreciada durante la detenida labor que para el análisis de ese 
período de la vida de Napoleón y de la energía de nuestros abuelos, 
hemos realizado. 

Entre lo mucho inédito que espera la labor de investigadores dili- 
gentes y capacitados, debe señalarse en primer lugar: la rica documenta- 
ción de Estado del Archivo Histórico Nacional, discretamente clasificada 
por el benemérito Cuerpo de Archiveros. Para el periodo Septiembre 
1808-Febrero 1809, búsquese primeramente en los 84 legajos de la Jun- 
ta Central: hay donde espigar. 

Los archivos reservados de Palacio contienen una mina inagotable 
de materiales preciosos. Allí está la correspondencia de los Reyes Car- 
los IV y María Luisa y de la Reina de Etruria con el Príncipe de la Paz. 
De suerte que para los prolegómenos de la lucha y para ver las entrañas 
de la Corte y de la alta sociedad española, así como la gestación de 
nuestro Estado militar y marítimo, necesario es engolfarse en los maci- 
zos y bien dispuestos volúmenes, en los que se hallan también documen- 
tos de embajadores y generales. En esos mismos tomos de documenta- 
ción absolutamente inédita, salvo lo aprovechado por Pérez de Guzmán, 
hay bastante del efímero reinado de José Napoleón I. 

Puede verse en el Archivo de Alcalá lo relativo á los antecedentes 
económicos de la época. 

Para todo lo profesional, hay que acudir, primeramente, al Archivo 
General Militar de Segovia, donde están los papeles sobre organización 
é instrucción, en general, y lo de personal; al Depósito de la Guerra, 



(i) Como que, en realidad, estas notas sobre libros y documentación de la guerra de la 
Independencia, son un marco no más, dentro del cual y progresivamente, encajarán los ma- 
teriales ya conocidos de las campañas y sucesos principales del 9 al 14. ¿Podremos algún día 
completar el trabajo enriqueciéndolo además con la incesante producción de re napoleónica? 



— 9 — 

donde no existe ya gran cosa (i); al Archivo del Ministerio de la Guerra, 
en el que quedan los expedientes de Capitanes Generales y exministros 
del ramo; al de Ingenieros que tiene bastante aprovechable. 

De los Archivos particulares de casas linajudas puede y debe sa- 
carse excelente partido, pese al abandono en que han solido y suelen 
tenerlos sus actuales poseedores, salvo excepciones, por todo extremo 
loables. De lo que puede ahondarse y descubrirse por rincones no explo- 
rados, dan idea los papeles presentados por algunos particulares en la 
Exposición Histórica y Artística del Centenario del Dos de Mayo de igo8. 

La actividad y honradez de los ilustres historiadores generales, no 
pudieron vencer ciertamente la perezosa incuria, la ignorancia misma de 
poseedores de documentación que yacía relegada en las administraciones 
de sus lejanos estados, ó en los camaranchones y sótanos de la casa- 
solar. ¡Y gracias á que alcanzaron franco acogimiento entre los herede- 
ros de algunos caudillos insignes! 

Un trabajo, pues, de aprovechamiento y de buceo en las casas don- 
de radiquen los papeles de Infantado, Alburquerque, Montijo, Osuna, 
Amarillas, Fernán-Xúñez, Trias, Orgaz, Tilly, Palacio, Casa-Calvo, 
Zaragoza, Lazan, La Hisbal, Castelar, Belveder, Portago, El Parque, 
Monsalud, Escalona, Sotomayor, además de los generales y políticos 
que no ostentaban títulos de Castilla, pero que tomaron parte principal 
en los sucesos, sería verdaderamente útil y aportaría nuevos elementos 
para el estudio á fondo de tan laborioso periodo. 



El profesor de Oxford, Mr. Ornan, ha publicado el III volumen de 
su excelente obra. 

Comprende el periodo Septiembre de 1809 á Diciembre de 1810, 



(1) En la Historia di i a GUERRA DI 1 \ INDEPENDENCIA amtra NAPOLEÓN Bonapar- 
TE, escrita y publicada de orden de S. .)/., y de la que damos la nota correspondiente, en sus 
páginas 382-392, existe una noticia ede los documentos manuscritos existentes en el Archivo 
de la Sección de Historia Militan, y otra ede los planos y croquises> que tiene á su disposi- 
ción la misma Sección. 

Algo, muy poco de ello, se conserva aún en el Depósito. De la mayor parte, verdadera- 
mente la flor de todo, no ha quedado rastro; ¿dónde habrá ido á parar? 



10 — 

abrazando por consecuencia las tristezas de Ocaña, los comienzos del 
sitio de Cádiz y la primera parte de la interesantísima campaña de Mas- 
sena, en Portugal. Basta con esta indicación para evaluar el creciente 
interés del trabajo de un tan noble historiador. 

La somerísima nota que va en el texto, tocante al último libro de 
Grandmaison L'Espagne et Napoleón, i8o4-i8og, merece aquí ligero 
recuerdo; es de lamentar que un especialista tan competente, no haya 
tenido á la vista más que la documentación francesa (i). 

Por un sentimiento perfectamente explicable en los escritores del 
otro lado del Pirineo, el Centenario de la guerra de España apenas si ha 
movido su celo y su espíritu investigador, tan graduados y diligentes 
para otros recuerdos de la Iliada (2). Por el contrario, las producciones 
españolas han abundado en cantidad, sobresaliendo los trabajos de vul- 
garización en periódicos, revistas y folletos. 

La obra de más empeño, hito cimentado y alto de los complejos é 



(1) Se anuncia la próxima aparición de un trabajo de Mr. Henri Welschinger, leído ya 
en la Academia de Ciencias Morales y Políticas de París, acerca de la responsabilidad de 
Talleyraud en la guerra de España. 

(2) Al enviar estas pruebas á la imprenta, llegan á nuestras manos tres volúmenes de li- 
teratura napoleónica, dos de los cuales pueden tener interés para nosotros, á juzgar por la 
rapidísima y devorante lectura que de ellos hacemos. 

Es uno: Mémoires inédites de mademoiselle George, publiés d'oprés le manuscrü 
original par V. A. Cheramy.— París, Plon, 1908. 

Entretenido, un tanto erótico, y poco ajustado al octavo mandamiento. Pero contribuyen 
á darnos á conocer íntimamente á Napoleón. 

De más fuste son los otros dos volúmenes: 

Portraits DE Financiers (Otevrard. — Mollitn. — Gaitdin. — Barón Lotiis. — Corvato. — 
Laffitte.—De Villele.)— París, Alean, 1908. 

Con la mera enumeración de los personajes, casi todos retratados con pluma certera, se 
aprecia el interés que ofrece el libro. Cuanto más que con él se ven las ideas y aun los pre- 
juicios del Emperador en materia de crédito, operaciones bancarias, riqueza pública, deu- 
da, etc., etc. 

Excede, no obstante, en utilidad, en atractivo y en robustez, el sesudo trabajo de Albert 
Schuermans ItinÉraire General de Napoleón Ier. París, Picard, 1908. 

Eleva un prefacio preciosamente hecho de Houssaye, y á juzgar por las campañas y 
épocas por nosotros estudiadas, que tienen en el libro de Schuermans un índice exacto y 
aprovechable, deducimos que ha de ostentar idéntica veracidad en toda la vida del Titán. Su 
empleo ha de ahorrar tiempo y facilitar tareas á cuantos analicen asuntos relacionados con 
aquellos días. 



— II — 

interesantísimos preliminares de la lucha, es la del veterano de la cultu- 
ra é investigador eminente Pérez de Guzmán, rematada editorialmente 
cual cumplía á su calibre y alcance (i). Resumen de largos años de afa- 
nosa rebusca, de compulsa y de meditación; él es y será una de las 
manifestaciones más claras de lo que debe ser un libro histórico en ori- 
ginalidad, certidumbre, reflexión y forma gráfica de lanzarlo á la pales- 
tra con el aplauso fervoroso de los doctos y el respecto y cariño de los 
aficionados y aun de los indiferentes. 

Dando un ejemplo de amor patrio y de legítimo y estimulante 
honor, el actual Conde de Cartagena, Marqués de la Puerta, nieto del 
general D. Pablo Morillo, ha entregado la documentación relativa al 
preclaro caudillo cuyas proezas sobrepujan á sus aciertos en el mando y 
sus servicios á sus virtudes, al Sr. D. Antonio Rodrigue/ Villa, quien ya 
lleva su tarea vencida, para bien de la ciencia histórica y cual homenaje 
á uno de los varones más esclarecidos de la Milicia española del si- 
glo XIX. Los tomos, que liberal y previamente nos ha franqueado el 
ilustre descendiente de aquel buen soldado de la Independencia y de las 
guerras de América, arrojan torrentes de luz sobre operaciones, perso- 
najes y sucesos del turbulento periodo. 

El Sr. 1). Mariano de Paño y Ruata, correspondiente de la Real 
Academia de la Historia, ha contribuido al realce de las glorias de su 
tierra, con un libro sobremanera gustoso y emocionante, que se coge con 
avidez atraído el ánimo por su bellísima y señoril portada (2), y se hojea 
con extremecimientos de gozo y de orgullo al admirar la robustez de 
aquellas almas aragonesas que por sus páginas desfilan. 

Dos trabajos de regodeo literario y de enjundia histórica nos ha 
brindado en este periodo conmemorativo el Sr. D. Manuel Gómez Imaz, 
aparte el que se espera como agua de Mayo por los amadores de estas 
producciones relacionadas con la Santa lucha, y que se contrae á la píen, 
sa de aquel tiempo: en el uno, se puede ver el papel trascendental de la 
graciosa capital andaluza, singularmente en los dos primeros años de la 



1 El Dos de Mayo 1,1 1S0S i.\ Madrid, /or D. Juan 1'kkk/ de Gi /más y Gallo, 
de la Real Academia de la Historia. — Madrid. — Sucesores de Rivadeneyra. — iqo8. 

— (2) La Condesa di Bureta D.* María de Azloh t Viixavicrncio y el Recente 
1;. Pedro María Ríe Y Monskrrat. Episodios y documentos de los Sitios de Zaragoza.— Ma- 
ñano Escar, Tipógrafo, 1908. 



— 12 

lucha (i); en el otro, ofrece un interesantísimo episodio de la batalla más 
decisiva para la causa española y para el porvenir del Imperio (2). 

Excelente y útil herramienta publica el Sr. Gómez Villafranca (3), 
acerca de una región que jugó extraordinario papel en toda la Indepen- 
dencia, así por su patriotismo, como por su riqueza y situación estraté- 
gica para las operaciones de lord Wellington. Debe ser aprovechada 
por los que en serio quieran analizar la Epopeya. 

Con ocasión del Centenario, se han agrupado en dos pequeños volú- 
menes varios trabajos sueltos del insigne Gómez de Arteche, que anda- 
ban desperdigados en folletos y periódicos, con riesgo inminente de des- 
aparecer. Plácemes merece la iniciativa; cuanto más que, por su mayor 
parte, son joyas de nuestra literatura patriótica y recios jalones desucesos 
de la época (4). 

La Junta de Iconografía Nacional, se ha asociado á la conmemora- 
ción en el primer Centenario de la épica lucha, publicando retratos de 
estampas ya raras en el día. A pesar de los apremios de tiempo y dificul- 
tades de otro linaje, que le han impedido rematar obra de mayor empeño, 
el volumen contiene 43 retratos y un frontispicio, reproducción de una 
muy rara estampa que representa á «Fernando VII rey de las Españas, 
Carlos su hermano y Antonio su tíoi>, con un epígrafe que refleja el 
sentimiento del pueblo por aquellos días: «Los tres más inocentes, los 
tres más perseguidos y los tres más amados». Cada retrato lleva á su 



(i) Sevilla en 1808. Publicado por acuerdo y expensas de la Real Academia de Buenas 
Letras. 
~ (2) Los garrochistas en Bailen (15 de Julio de 1808). 

Ambas en Sevilla: Imprenta de Francisco de P. Díaz. 1908. 
• (3) Extremadura en la guerra de la Independencia española. Memoria histórica y 
colección diplomática , por D. Román Gómez Villafranca, del Cuerpo facultativo de Archive- 
ros, Bibliotecarios y Arqueólogos. Archivero de la Delegación de Hacienda de Badajoz. — Badajoz, 
Uceda Hermanos, 1908. 

- (4) Dos DE Mayo de 1808. (Contiene: Dos de Mayo de 1808, cuadro histórico; El luto del 
Dos de Mayo, monografía histórica; Napoleón y el Dos de Mayo; El Dos de Mayo en la división 
del Marqués de la Romana; Carta al director de La Época, vindicación patriótica.) 
. Centenario de los Sitios de Zaragoza. (Contiene cuatro artículos, dos de ellos iné- 
ditos: Nuestra Señora del Pilar; Las zaragozanas en 1808; El fraile en la guerra de la Inde- 
pendencia; La mujer en la guerra de la Independencia. Lleva un prólogo de D. Segismundo 
Moret.) 



— i3 — 

frente, la copia fiel de la inscripción que tiene la lámina correspon- 
diente (i). 

Curioso es el libro de Cuenta y razón, ó Memorias, de D. Juan Gabriel 
del Moral, que nos da á conocer en la.. Kezista de Archivos el Sr. Aguado 
Bleye. Contribuye sobremanera á dibujarnos la fisonomía del período. 

De más enjundia, aunque menos movido, es el que con simpático 
respeto filial ha publicado el Dr. D. Francisco de Cortejarena, acerca de 
su abuelo el Dr. D. José Severo López, médico de Cámara de Carlos IV, 
catedrático de la Real Escuela de Medicina Práctica y examinador del 
Proto-Medicato. 

Los señores Rodríguez Landeyra y Galiay, han hecho una obra 
plausible dándonos la traducción de la obra de Rogniat, acerca del Sitio 
de Zaragoza. Como profesionales y conocedores además de los materia- 
les más sólidos para estudiar aquel acontecimiento, la obra del jefe de 
Ingenieros francés, testigo de los hechos, resulta anotada y comentada, 
ganando sobremanera con ello. Cuanto más que el Harón Rogniat, toda- 
vía en aquel período, no sentía la malquerencia que después le distinguió 
contra el Emperador, siendo, por tanto, sus juicios de autoridad capa- 
citada y reflexiva. 

Las Revistas de mayor crédito en nuestro país y bien reputadas en 
el extranjero, han tenido el excelente acuerdo de contribuir al realce de 
la festividad centenaria, publicando números especialmente consagrados 
á la Independencia. 

Descuellan entre esas publicaciones los Memoriales de Artillería é In- 
genieros y la Revista Técnica de Infantería y Caballería; en las 
dos primeras hay riqueza de documentación y trabajos bien sazonados, 



(i) Tersonajes cuyos retratos se reproducen: Juan Martín, El Emihin ADO; Francisco 
Tomás de Longa; Julián Sánchez; Francisco Abad y Moreno, Chai k< o; Franásco Javier Espot 
y Mina; Francisco Rovira; Juan cíe Tapia, El. < i k a Tana; José Manso; Juan l'alarca; /'afilo 
Morillo; Francisco Ballesteras; Pedro VtUatampa Maza de Lizana; José Palafox y Melzi; Mario- 
no Alvar ez de Castro; Joaquín Ibáñez, BAKÓN DI F.< OLES; Tedio Caro y Sureda, MASQUES DE LA 
Talajox; Santía Felipe Sanclemente; Vadeo I Un; Mariano 

Cenan; Miguel Salamero; José de la J laza; María Consolación //:k,COM.iw DE 1¡' ki i \; 
Casta Alvarez; María Agustín; Francisco Javier Castaños; Pairo Zalasvar; Antonio García, I'.i. 
INMORTAL; Martin de la Carrera; Fernando 17/,- Arturo li'ellesley, DUQUE DE Y\ i-u im.ión; 
tina Zaragoza; Jerónimo Merino, El CORA MERINO; Mateo García; Tuenaventura Mateo; 
José Bonaparte. 



— i 4 — 

abundando en los números de las dos últimas, sobre todo, ilustraciones 
curiosas que avaloran su interés. Mencionaremos particularmente la do- 
cumentación relativa al generalato español que peleó en Bailen, y el 
rastro que presenta de los originales inéditos del ilustre Sangenís. 

Muy rico en texto é ilustraciones, constituyendo además obra 
maestra de tipografía, es el extraordinario de La Ilustración Española y 
Americana, en cuyas páginas no cesa D. Juan Pérez de Guzmán de dar- 
nos á conocer otras fases del periodo de 1808-14. 

Asimismo, Fl Ateneo consagró su número de Mayo á Los Sitios de 
Zaragoza, recogiendo en un buen homenaje trabajos de los más ilustres 
generales y escritores franceses y españoles (1). 

Con mayor variedad y riqueza gráfica, el Círculo de Bellas Artes pu- 
blicó un número en el Centenario del Dos de Mayo. 

El general Marvá, con la alta competencia que le distingue v la 
claridad y elocuencia que sabe dar aun á las cuestiones más abstrusas, 
ha hecho un resumen de la Epopeya zaragozana, publicándolo elegante- 
mente y con riqueza de ilustraciones; lleva por título: Los Sitios de 
Zaragoza. 

Las Memorias de M. de la Rocca, de las que damos la correspon- 
diente nota bibliográfica, han sido puntual y delicadamente traducidas 
al castellano por hombre tan conocedor de la época y de tan probado 
gusto literario como D. Ángel Salcedo Ruiz. Ha puesto el traductor 
notas que por sí mismas representan una plausible labor histórica (2). 

Una monografía modesta, pero de cuyo género deberían salir por 
docenas para bien v conocimiento de los acontecimientos históricos, de- 
bemos señalar, entre estos apuntes: la del Sr. Gimeno Riera (3). 

Un trabajo pensado y cimentado sobre la variada documentación 
publicada é inédita relativa al Dos de Mayo, es el del Sr. D. Fernando 



(1) Figuran las firmas de S. M. el Rey, López Domínguez, Primo de Rivera, Bonnal, 
Gallieni, Bazaine-Hayter, Azcárraga, Weyler, Polavieja, Ochando, Luque, Martitegui, Gonzá- 
lez Parrado, Echagüe, Suárez Inclán, Hore, Marvá, Madariaga, Ibáñez Marín. 
_ (2) La guerra de la Independencia contada por un oficial francés. (Memorias 
de M. de Rocca). — Madrid, imprenta de la Revista de Archivos, 1908. 

- (5) La casa de locos de Zaragoza y el Hospital de Nuesta Señora de Gracia. 
Apuntes históricos: IJ.25-1S08-IQ08, por J. Gimeno Riera, con un prólogo de J. Gimeno Ro- 
drigo. — Gasea-Zaragoza. 



— 13 — 

de Antón del Olmet, que se revela como investigador de reflexión y de 
sentido (i). 

Xo deja de ofrecer atractivo el libro bien presentado, además, del 
Sr. García Guijarro (2). 

El folleto: Sevilla en el Centenario de la guerra de la In- 
dependencia, impreso á expensas de la Comisión especial de la Junta de 
Semana Santa, Corpus y ferias, es curioso, acaso más por las ilustra- 
ciones que por el texto. 

Entre la diversidad de producciones que pueden citarse también, 
enumeraremos el original estudio de D. León Fernández Fernández, 
docto escritor de la Infantería, A los cien años del Dos de Mayo; el 
folleto publicado por la Real Academia Española con un discurso de su 
Presidente, en el que canta la viril sacudida de nuestros abuelos y 
ensalza el heroísmo admirable del capitán Moreno; el folleto del labo- 
rioso Rey y Joly, El ten ente Ruiz v el regimiento Infantería de 
Álava, núm. 56; el del Sr. Santiago-Gadea, Almira-Rojo-Silva-Ga- 
LLEGO; el sentidísimo y viril del comandante Arzadun, Daoiz y Yii.ak- 
de; el interesante folleto-catálogo, El Senado i:n la guerra DE la 
Indi pendí ncia; el de D. Juan de Ocaña, Apuntes para la Historia 
DE LA villa DE NÍOSTÓLESj el de Doña Dolores Mateos González, Don 
Julián el de las Lanzas; (El sitio de Ciudad-Rodrigo), amén de los nú- 
meros extraordinarios dedicados al brioso alzamiento, por la revista 
España, de Buenos Aires, y los periódicos El País, La Época, El Universo, 
El Libe -■'. El Mundo Militar, La Ilustración Militar, El Ejército Español, La 
Correspondencia Militar. Ejército y Arma la. .1. 11. ('.. El Correo Español, El 
Diario Universal, El Norte de Castilla, I ' Gu 1 lalquivit y otros que escapan 
ya á la memoria. 

Y no haya más en esta breve noticia de las últimas producciones 
salidas á luz, y relacionadas con la Independencia española. 

Para conclusión: regocijémonos, sino de la honda labor realizada 
acerca de las fases infinitas de aquella gran conmoción nacional, al menos 



-(1) Aclaración histórica: El Akm \ i>i Imán i i kia en el levantamiento del Dos DI MAYO 
de 1808, ] uñando de Antón del Olmet, Secretario de Embajada de S. M.— Ma- 

drid, Marzo, 1908. 
- (2) I.\ (il ERRA DE LA INDEPENDEN) IA Y 1 I. GUERRILLERO ROMEU, per 1. 1 la GARCÍA 

Guijarro.— Madrid. Gañón y Moreno. MCMVITL 



— 16 — 

de la ñbra patriótica, del aliento y del amor á la jugosa tradición castiza 
de que han dado señales todos, igual los que van por la derecha que los 
que se precipitan hacia la izquierda, los profesos y los independientes. 

Tal unanimidad en los sentimientos cardinales de un pueblo, son 
para enorgullecer y para confiar... 

Madrid 25 de Agosto de 1908. 



BIBLIOGRAFÍA 



DE LA 



GUERRA DE L_A INDEPENDENCIA 



Uno de los mejores sei * icios que el escritor puede prestar ú su;- lectores, 
es el de guiarles con lealtad en lo que toca á la condición y al valer de l'>s 
instrumentos de trabajo que haya utilizado en la confección de su estudio. 
I [al ida cuenta del constante pulimento que alcanzan todas las acth idades del 
espíritu, la experiencia de los que fueron será siempre base y orientación fir- 
mes para cuantos deseen mejorar, completa] ó rectificar con novísimos ele 
mentos é investigaciones, tareas de antemano realizadas poi oíros. 

La bibliografía de la guerra de la Independencia y de los sucesos políti- 
cos que la engendraron, si bien se mira, comprende algunos cientos de volú- 
menes, escritos en varios idiomas, aunque más preferentemente poi franceses, 
españoles, ingleses, portugueses, alemanes, italianos, polacos, suizos... Pero 
en estas notas bibliográficas, aparte las fuentes generales de estudio é infor- 
mación, sólo registraremos aquellos materiales de labor que pin dan servir 
para conocer á fondo el periodo que precede á la campaña grande de [808, 
así como las operaciones dirigidas personalmente por el Emperador. 

Y según nuestro leal entender, diremos el concepto que nos merece cada 
obra. De esta suerte, los que gusten de profundizar en cualquier aspecto del 
problema, tendrán un avance seguro para sus estudios, pudiendo, además, to- 
mar fácilmente los rumbos acomodados á sus propósitos. 

impone, por otra parte, una bibliografía racional y justa, porque las 
pasiones, igual las más nobles que las de vileza mayor, andaban desatadas en 
España al estallar el movimiento nacional de [808, y porque, según decimos 
en otro libro (i), para cuanto guarda relación con la personalidad del Empe-. 
rador \ con la trama de la Epopeya, pese al siglo transí unido y á las caracte- 



(i) Campaña de Prusia en i8c6 [lena Lübick).— Madrid, tipografía «El Tra- 
bajo», 1906. 



18 BIBLIOGRAFÍA 

rísticas que hoy tienen así la política interior como la internacional, en los 
principales países de Europa, todavía enturbian los espíritus la idolatría del 
amador, el odio del sectario y aun el rencor del vencido. 

La obra fundamental, para el conocimiento de la campaña personal del 
Emperador, es 

Campagne de L'E.mpereur Napoleón en Espagne (i8o8-i8og), par le Co- 
mandant brevete Balagny. — París, Berger Levrault, ig02-igoj-iooó. 

Tom. I: Durango, Burgos, Espinosa. 

Tom. II: Tíldela, Somosierra, Madrid. 

Tom. III: Napoleón a Chamartín, La Manccuvre de Guadarrama. 

Tom. IV: La Course de Benavente, La poursuite de la Corogne. 

Tom. V: Ahnaraz, Uclcs, Départ de Napoleón. 

Como ya indicábamos en la bibliografía de Campaña de Prusia, Balagny 
pertenece á los beneméritos é infatigables jefes del Estado Mayor francés, 
que en la Sección histórica rinden el mejor homenaje posible al genio del Em- 
perador y prestan al par un verdadero servicio á las Ciencias históricas, me- 
diante la publicación documentada de las campañas por él pensadas, dirigidas 
y desarrolladas. El ansia patriótica y militar que el tratadista Gilbert expresa- 
ra en su estudio sobre Clausewitz, está en gran parte realizada con los traba- 
jos de Coutanceau, Fabry, La Jonquiére, Desbriére, De Cugnac, Alombert y 
Colin, Saski, etc. 

El de Balagny coloca á su autor en la primera línea de los investigado- 
res militares y de los críticos de una de las campañas más originales del Em- 
perador. Cuanto más, que tan sólida obra, realizada en la plenitud de su acti- 
vidad, está bien sazonada y analiza con discernimiento los factores esencia- 
les de ella, incluso el terreno, que previamente recorrió y dibujó con cui- 
dado. 

Es, pues, este estudio uno de los capitales elementos de consulta para 
quien quiera ahondar en cualquier aspecto ó parte de la lucha, durante el pe- 
riodo objeto de nuestras tareas. 

Son también elementos fundamentales, á los que tienen que recurrir todos 
cuantos analicen el todo ó parte de la guerra de la Península: 

-Correspondance de Napoleón I eI .—París, Plon, MDCCCLXIIL. 

Aunque Balagny ha utilizado lo esencial, deben tenerse á la vista los 
tomos XVI, XVII y XVIII. Ella nos da la imagen de la fermentación imperial 
y de la increíble actividad de Napoleón cuando más engolfado se hallaba en 
los negocios de la Península. 

Estos tres tomos pertenecen ya á la tarea de la segunda Comisión desig- 



BIBLIOGRAFÍA 19 

nada por Napoleón III, y cuya norma de conducta, para la publicación de los 
papeles del Gran Capitán contemporáneo, fué la de -dará luz únicamente 
aquellos documentos que d Emperador hubiera dado á la estampa . 
Por eso, en lo político, debe aplicársele una discrecional reserva. 

-Lettrks inéditos dk Napoleón I er , publiées par Léon\Lecestre. — París, 
Plon, iSgy. 

1 tos volúmenes. 

Téngase á la mano el tomo I, que contiene nuevos documentos acerca 
de los sucesos de España de [8 

I. cestre ha coleccionado en estos dos volúmenes 1.225 números, de los 
cuales más de 800 son inéditos. Y, desde luego, ni unos ni oíros figuran en la 
Correspondencia del Emperador. 

Es, en suma, un complemento de esa Correspondencia. 

-Mémotres MruTAiREs m Maréchvl Joürdan [Guerre <F Espagne) , Écrits par 
lui méme, publiés efaprés le wanuseril origina!, par Mr. le Vicomte de Croit- 
chy. — Paris, F.nnst Flammarion. 

El héroe de Wattignies y de Fleurus, aunque hecho Mariscal en la pri- 
mera gran prom xión imperial, era poco afecto al nuevo régimen, v Napoleón 

le pagaba 1 OH cierta malquerencia, <|ue se tradujo en el cuidado con (pie le 

tuvo relegad) 1. 

Su puesto oscuro, indefinido y penoso >\<- Mr. u ' ieneral de los Ején itos 
de España v Consejei • del Rej [osé, le dio ocasión para ver bien la guerra. 
Y aunque no era Capitán de vuelos, tenía probadas condiciones de soldado 
inteligente y diestro. Por eso sus Memorias son un alegato de buen sentido 
militar casi siempre, severas en ocasiones, incluso para el Emperador. 

buen libro, que por cierto merecía mejor edición. 

Thiers vio el manuscrito para escribir su obra monumental, aunque de él 

no tomó los amargos que contiena 

Su publicación constituye un positivo bien para el conocimiento de la 
guerra de España, pues las Memorias abrazan desdi' [808 hasta [813, después 
de la retirada general como consecuencia de la batalla de Vitoria. 

ral //. Bonttal: La Manceuvre dk Landshut, Étude sur la Stratégie de 
Napoleón tsap militain depuis U milieu de Pannée 1808 jusquau 

jo Avril i8oq. — Paris, Chapelot, igo$. 

Es un dolor que el gran tratadista francés no haya profundizado más en 
las poi is páginas que 1 onsagra á la obra del Emperador en España. 

Así v todo, tienen miga, sabor é intención cuantos juicios emite; dignqs, 
cual todos los suyos, de acogerlos como apotegmas. 



20 BIBLIOGRAFÍA 

-MÉMOIRKS II CORRESPONDANCE PoLITIQUE ET MlLITAIRE DU Roí JOSEPH, plt- 

blics, annotés et mis en ordre par A. Du Casse, Aide de camp de S. A. I. le 
Princc Jérómc Napoleón. — Jroisieme edition. — París, Perrotin, 1856. 

Diez volúmenes. 

Desde el tomo IV comienzan los asuntos de España; el V, es el que con- 
tiene la documentación de este periodo. 

Es imprescindible, como debe suponerse. ¡Ya son enseñanzas las que 
contiene! 

-MÉMOIRKS du Duc de Róvigo, pour servir a T histoire de l ' Empereur Napo- 
león.— París, A. Bossange, 1828. ■. 

Ocho tomos. 

Los tomos III y IV. 

Hasta los mismos escritores franceses le tratan de esbirro y de sicario del 
Amo. Como quiera que sea, su intervención en la primera parte de la guerra 
de España fué tan decisiva, que necesariamente hay que consultar con dete- 
nimiento la obra, aprovechando con pulso sus materiales. 

- Mémoires du comte Miot de Mklito (IJ88-1815). — París, Calmann Lévy, 1880. 

El último capítulo del tomo II y gran parte del III. 

Documento de positiva importancia. Miot fué Intendente de Palacio con 
José Napoleón, y refleja en sus impresiones una sinceridad minuciosa que no 
suele verse en esta clase de Memorias. La antigua confianza que en él tenía 
su Soberano, avaloran su interés. 

lOURNAL DES OPERATIONS DE l'ArMÉE DE CATALOGNE EN 1808 ET 18OQ, fiar le 

Maréchal Gouvion Saint- Cyr. — París, Anselin et Pochard, 182 1. 

Documento de primer orden por el relieve de su autor. No se olvide, sin 
embargo, que Gouvion Saint-Cyr anduvo siempre rostrituerto con el Em- 
perador 

Obra escrita con los elementos que le dio el mando de aquel Ejército, y 
en la plenitud del vigor intelectual y de la experiencia. 

■ CORRESPONDANCE DU CoMTE DE La FOREST, AMBASSADEUR DE FRANCE EN Es- 

pagne, 1808-1813, publiée pour la Société d? Histoire contemporaine, par 
M. Geoffroy de Grandmaison. — París, Picard, IQ0§. 

Van publicados dos tomos. 

El primero, que comprende desde Abril de 1808 á Enero de 1809, es el 
que nos interesa más particularmente. 

Apenas si tenemos que hacer resaltar la valía de esta obra. Es una mina, 
de la que se pueden sacar muchos filones. 

Cuando La Forest vino á España enviado por Napoleón como su repre- 



BIBLIOGRAFÍA 21 

sentante cerca del Rey su hermano, se hallabí en la plenitud de la edad 
(cincuenta y dos a ios) y de la experienci i, por cuanto había servido en el an- 
tiguo régimen; y como diplomático de carrera, intervino en importantes suce- 
sos de la Revolución, del Consulado y del Imperio. 

El Emperador tenía de él un buen concepto; lo merecía en realidad, por 
su celo y su discreción. 

La correspondencia de Mr. de La Forest, durante los cinco años que 
permaneció en España, comprende unos 900 documentos, que, previa una bio- 
grafía del personaje, nos ha dado á conocer un amador de este periodo y de 
los sucesos relativos á España, Mr. de Grandmaison, á quien también se debe: 

-Tu.leyrand et les affaires d'Espagne en [8 18 (L^aprés les documents medi- 
tes) ¡ par Geoffroy de Grandmaison. 

Revue des Questiom Historiques, tomo lA'YIII. pág. 511, año [900. 
Que debe leerse, porque son sabrosísimos, y más debiéndose á hombre 
que, como Grandmaison, conoce bien el paño». 

-La France et l'Espagne p wdant le premier Empire. — Besanfon, Jacquin^ 

i8gg. 

Del mismo Grandmaison; redondea el conocimient 1 de este perio lo. 

-Lieutenant Colouel Eug. Titeux, d,- l'ancitu Cbrps ct Etat-Major. Le General 
Dupoit] i'n, trreut historique). Prieur et Duboii ,t C' c — Puteaux-sur- 

Seine, ZQOJ. 

De los tres gruesos volúmenes en folio, son muy abundantes de datos 
para los mt . ¡dentes de In campaña del Emperad ir, el segundo: Campagne 
<í Ania'ouñe-Biylen-Cxbrera, y el tercero: /> procés-Minisí <i /. 

Titeux consagró los últimos años de su malograda existencia al generoso 
empeño de reivindicará Dupont. Pero su noble ceguera le llevé) demasiado 
lejos. De todas suertes, para nuestro propósito es un recio jalón que marca 

bien el camino (pie nos ha de conducir mis seguramente al término 

Existe otra obra discretamente pena tda y escrita: 

Güerre d'Espagne: Capitülation de Bwlen, > iusbs et conséquences, par 

le IJ Colonel C'erc. -Par/\ Portemoign, iij>]. 

—La cual, entre datos y reflexiones dignos de saberse, contiene en el ca- 
pítulo V un sustancioso apartado; La guerre d'Espagne et la conscription, que 

debe leerse, porque marca bien la desastrosa influeni 1 1 de llailén en los sis- 
temas de 1 M-lutamiento imperiales, de suyo artificiosos y precarios ya, como 
lo indica también Titeux, y cual venía siéndolo en realidad desde que, en 
vísperas de la campaña de Polonia y de Friedlan I, hubo que apelar a los an- 



22 BIBLIOGRAFÍA 

ticipos, onerosos en la vida por punto general, onerosísimos tratándose de 
energía humana... 

Las conclusiones absolutas del autor, tocante á la responsabilidad del ne- 
gocio, están bien; pero... todo, particularmente en el aspecto militar del pro- 
blema, ¿es justo cargarlo al Emperador? 

Bien discurridas y expuestas con arte y justicia las notas bibliográficas 
del capítulo I. 

Mémoires du Maréchal Sijchet, duc d'Albufera, snr ses campagnes en Es- 
pagne depuis 1S0S jusqriau 181 j.. Ecrits par luí inciue. I Deuxieme cdiiion). — 
París, Anselin, Succeseur de Magiiuel, l8j£. 

Dos volúmenes con un atlas. 

Véase el tomo I. 

No hay para qué encarecer la calidad de este testimonio. 

Suchet es el único Mariscal francés que aquí se hizo una reputación, ga- 
nando el bastón y un título de Duque. 

Sus reflexiones, lo mismo militares que políticas, y los datos que él apor- 
ta para el estudio de las campañas de la Península, son de verdadera sus- 
tancia. 

Discípulo de Joubert, de Championet, de Massena, de Lannes y de 
Soult, en la madurez de la vida y dotado de un carácter noble y de talentos 
envidiables, desde que comienza su guerrear en el segundo Sitio de Zaragoza 
hasta su retirada final á Francia en 1814, supo mandar y alcanzar éxitos de 
toda clase en su comarca del reino de Aragón, que fué el teatro de sus 
campañas. 

El atlas para el estudio de las Memorias del Mariscal Suchet, comprende: 

Un plano del teatro de operaciones del Ejército de Aragón. 

Otro de los alrededores de Zaragoza y de las batallas de María y de 
Bel chite. 

Plano del combate de Margalef. 

ídem de Lérida y sus alrededores. 

ídem de los ataques contra Lérida. 

Ídem de Mequinenza. 

ídem de los ataques contra Tortosa. 

ídem del fuerte de San Felipe y Coll de Balaguer. 

ídem de Tarragona. 

ídem del Sitio de Tarragona. 

ídem del fuerte de Oropesa. 

ídem de Sagunto. 

ídem de la batalla de Sagunto. 

ídem de Valencia. 

Ídem de Peñíscola. 



bibliografía 23 

Plano de las líneas del Coll de Ordal 
A muchos de estos planos acompañan vistas panorámicas. 
Es un atlas de indiscutible necesidad, y muy útil para investigar con fruto 
en las campañas del Mariscal. 

-HlSTOIRF. DK LA CIERRE DE LA PÉNTNSULE SOUS NAPOLEÓN, par le General 

Foj'. — París \ Pandouin Frhes, 182J . 

Cuatro volúmenes y un atlas. 

Es la edición que tenemos á la vista. 

Foy, Clausel Thiébault, Suchet y algún otro General de menor relieve, 
dejaron buen nombre en España. 

La figura de Koy se destaca con simpático relieve: en la guerra, como 
soldado, y después de ella, como militar y orador de gran elocuencia. 

No toda la obra es de él, puesto que murió cuando andaba ordenando l<>s 
papeles de Bailen, encargándose su mujer de rematarla. 

De todas suertes, sus juicios y narraciones deben estimarse «muí., de lo 
más sensato que sobre el particular escribieron f>s coetáneos. 

•JOTJRNAITX DES SIÉGKS I MIS OU SOTJTFN1 S PAH I.K.s FRANC, \|s DANS I \ PÉNINSULÜ 
DK 1807 Á iHi 4 ,par J. /{timas. Parts, Firmin Didot, MDCCCXXXVI. 

Cuatro volúmenes. 

Obra fundamental, escrita por un hombre de carrera v por encargo del 
( hibierno francés. 

Al llegar al Ministerio de la Guerra el Mari» .ti Soult, quiso en 1832 ren- 
dir un tributo .i las ciencias histórica y poliorcética, al par que un homenaje 

;i sus antiguos (amaradas, comisionando al efecto al jefe de es nado. 11 de In- 
genieros Mr. Belmas, quien tuvo á la vista para la confección de su trabajo 
más de cien mil documentos oficiales v particulares sai ados di- la correspon- 
dencia imperial, de las de los Mariscales, ( omandantes generales de l"s ser- 
vicios técnicos, Memorias, planos, etc., aparte de las obras \a 1 S< ni.is dadas 

á la estampa, de franceses, ingleses \ españoles. 

En el volumen primero puede verse un prefai ¡o ó síntesis, discretamente 
hecho, de la naturaleza de la guerra en la Península y un compendio del des- 
arrollo de esa guerra, desde [807 á 1814. 

En el segundo se incluyen los dos Sitios de Zaragoza y los de Rosas 5 

■na. 

Abraza el tercero los Sitias de Astorga, Lérida, Mequinenza, Ciudad Ro- 
drigo, Almeida, Tortosa, Tarragona, Olivenza, Badajoz y < ampo Mayor. 

finalmente, se incluyen en el cuarto los de Tarifa, Sagunto, Valencia, 
Peñíscola, Ciudad Rodrigo, badajo/, Fuertes de Salamanca, Burgos, Castro 
Urdíales, San Sebastián, Pamplona \ Monzón. 



24 BIBLIOGRAFÍA 

A cada una de las relaciones acompaña su correspondiente serie de pie- 
zas justificativas. 

Bien se comprende, habida cuenta del relieve que alcanzó la defensiva 
en aquella lucha, el interés capital de la obra de Belmas. 

Histoire du Duc de "Wellington, par A. Brialmont, Capitaine d' Etat Major. 
Parls-Bruxelles, Tardieu- Guyot et Stapleaux, 1856-18JJ. 

Sin ser una de esas obras que igualan á su Héroe, constituye jalón para 
el análisis de la guerra peninsular. 

Dura, cruel es para aquellos generales españoles que más figuraron en 
rotas y desastres; pero no es la crueldad ni la dureza de los juicios lo que 
debe molestar nuestros sentimientos patrióticos, si la verdad y la justicia los 
inspiran... 

El crítico, no obstante, ha debido pedir al historiador más datos y prue- 
bas, para formular, sin miedo á error, conceptos y opiniones. Había atenuan- 
tes tales para aquellos hombres, que nadie que discurra desapasionadamente 
debe olvidar, porque de no tenerlas en cuenta, pueden resultar desdibujadas 
y sin su propia fisonomía las figuras de personajes y generales. 

MÉMOIRES POUR SERVIR Á l'hISTOIRE MILITAIRE SOUS LE DlRECTOIRE, LE CoiíSTJ- 

lat et l Empire, par le Maréchal Gouvion Saint-Cyr. — París, Anselin,l8ji. 

Cuatro tomos. 

Los dos primeros volúmenes se refieren á las guerras de 1 798, 1 799 
y 1800. Los dos últimos, á las de 1812 y 181 3. 

Ciertamente que para las guerras de España, la interesante obra de este 
ilustre soldado es la anteriormente registrada; pero no estorba el leer y me- 
ditar acerca de cuanto contienen estos volúmenes, enriquecidos con docu- 
mentos, planos, retratos y facsímiles que los completan. 

VlCTOJRES, CoNQUéTKS, DhSASTRLS, RtVKRS KT GuhRRES ClVILES DES FrANQAIS, 

-de 1792 Á 1815,/rtr une Société de militaires et de gens de Lettres. París, 
Panckoucké, 181J-1821. 

Veintitrés volúmenes. 

Véanse del XVIII en adelante. Para su tiempo fué un resumen discreta- 
mente hecho é ilustrado con planos, croquis y facsímiles. 

Hoy se necesita algo más para entrar á fondo en el problema. 

Cierre u'EsPAGM-., ixirait des souvenirs medites du General Jomini (1808- 
181-/.), par Ferdinand Lecomte, coloncl federal Suisse.— Lausanne, Bor- 
geatid, i8yi. 

Previa una discreta introducción, y con algunas notas complementarias, 



BIBLIOGRAFÍA 25 

Lecomte nos da un valioso documento sacado de los apuntes y papeles de 
[omini, franqueados liberalmente |>or la familia. 

Hizo la guerra de España el gran tratadista, (orno jefe de Estado Mayor 
del VI Cuerpo, Mariscal Ney, y aun cuando al iniciarse la lucha andaban tor- 
cidos, su voto y sus noticias son de calidad para vei la persecución de los de- 
rrotados en Tudela y después la de sir John Moore. 

Anécdotas, observaciones, juicios, conversaciones con el Emperador, 
todo es característico y de enjundia. 

-Murat ueutenant de i.'E.miír! i r en Espagne, [808. Daprh sa correspon- 
da nee iitédite et des documente originaux,par U Contte Murat. — París, Plon i 
1877. 

Proyecta mucha luz en las tinieblas del imbrogho de Bayona y sus 1 
de Madrid. 

Muy documentado y con algunas ilustraciones. Para los antecedentes de 
la campaña es de necesidad su consulta. 

—Les Espagnols á la Grande-Armée. /< Corps de la Romana (18&7-1808). — 
/,« Régiment Joseph- Napoleón (i8og-l8lj) t par h commandani /'. Boppe. 
París, fferger-Levrault, l8gg. 

Monografía bien documentada, cuya primera paite conviene tenei pre- 
sente para ver cómo,eran los soldados que Napoleón sacó de España. Ellos 
constituían, sin duda, la flor del Ejército de entonces j se portaron con ga- 
llardía en ( uantos empeños les designó el mando francés allá en regiones re- 
motísimas, dato que se debe registrar para compararlo con lo que hicieron 
algunos meses después en la Península, bajo distinto mando) en condiciones 
peores. 

Del mismo autoi \ ofreciendo el propio interés y enjundia, es otro es- 
tudio: 

L\ Legión Portugaise, [807-1813. Parts, Berger-LevranJt. 

Aunque de menor importancia para nuestro estudio, también 1 

ilustra: 

-Opíratioas bes Troupes allemahdes in i spaghe de 1808 \ 1813, par /-.. 1 
ta de Serda. París, j. Duntaine, 1874. 

i onsiste en un resumen, claramente expuesto, de cuanto hi< ieron aquí 
las tropas de la ( onfederación del Rhin, a las órdenes de Napoleón. 

La primera parte es la que refieri las operaciones de la 1 ampaña del Em- 
perador. Las tropas iban á las órdenes del famoso Mariscal Lefebvre, duque 
de Dantzig. 

Acompañan varios planos j < roquis de escaso valer. 

* 



26 BIBLIOGRAFÍA 

Véase también: 

. Capitaine SaUZEY de la Sabretache: LsS AlLBM ANDES SuI'S LES AIGLES FrancaI- 
SES. Le Regiment de Francfort. Con un prólogo de H. Houssaye.— París, 
Ckapelot, igo2. 

Monografía curiosa, que debe verse por los retratos, grabados, etc., etc., 
de personajes y edificios que figuraron en la guerra de España. 

Extracto de carácter más general, muy bien pensado y escrito, es también: 
Les Guerres d'Espagne sous Napoleón, par E. Gitillon. — París, Plon, igo2. 

Lo recomendamos á aquellos que quieran tomar una idea somera y clara 
á la vez de las Campañas en la Península desde 1808 á 1814. 

Mr. Guillon conoce bien el periodo y ha hecho un especial estudio de la 
tenaz contienda sostenida por nuestros abuelos. 

Del mismo Guillon, ver: 

Les complots militaires sous le Consulat et l'Empire. 

Da la fotografía moral de la trinca soldadesca y política que rodeaba á 
Napoleón. ¡Cuánto contribuyó á ennegrecer las figuras la guerra de la Penín- 
sula! 

Libro regocijado, que da notas íntimas bien significativas del reinado del 
Rey José, de su entourage civil y militar, es: 

-Mémoires du General Bigarré, aide de camp dn Roí Joscph (1JJ5-1813). — Pa- 
rís, Kolb, 1893. 

- Mémoires historiques sir la révolution D'EsPAG^E,/rtT tactéitrdu Congres de 
Víenne, etc., etc.. {AI. de Pradt, arcíurcqve de Matines.) — París, Rosa, 1S16. 

Para la parte política, convenentísimo. En la militar es más endeble. No 
debe olvidarse que la guerra ha sido, es y será siempre una servidora sumisa 
de la política, y en este concepto los antecedentes de la lucha fuerza es co- 
nocerlos y depurarlos. 

-Revue Hispaníque (año XI, 1904, pág. 299/.: SOUVEMRS d'EmmaMJEL FréDÉRIC- 
SpRüi\GLlN,/«M¿y/tfr G. Desdevises du Dezert. 

Por nacionalidad, educación y edad, los recuerdos de este oficial del Es- 
tado Mayor del VI Cuerpo, Mariscal Ney, son de importancia suma, no sólo 
para la campaña de 1 808-1 809, sino para todas las operaciones salientes hasta 
el año 1 81 3 que pasó á Alemania reclamado por el bravo entre los bravos. 



BIBLIOGRAFÍA 27 

Interesantísimos los datos geográficos y topográficos que da, y muy atina- 
das las observaciones que hace de las cartas de López, de Chanlaire y Meutell 
y de Schremble. 

Sus juicios militares, dignos de anotarse, ¿lisiarían muchos de ellos Ins- 
pirados por el trato y convivencia con su compatriota y jete Jomini? 

Como quiera que sea, merece este libro tenerse muy en cuenta para el 
análisis de la parte de guerra peninsular en (pie Sprünglin intervino. 

La BATAille NAPOLÉONIENNP,/w //. Camón. — París, Chapdoi, l8gg. 

Se recomienda como trabajo sintético aplicable al événement ó supremo 
objeto siempre del Caudillo. 

Pero es más macizo y acusa mayor meditación el nuevo libro del propio 
autor: 

La GUERRE NAPOLÉONIENNE, Les systanes cPopératüms, Théorü et Tcchniqne. — 
París, Chapelot, igoj. 

El teniente coronel Camón, brevete de Estado mayor y segundo jefe de la 
Escuda Politécnica de París, en la sazón de su inteligencia y con adecuada 
y larga preparación, nos da un estudio de enjundia, verdadera resultante de 
las ideas fundamentales del Mattre. En esa parte sobrepuja á muchos de los 
conocidos, viéndose en él la visible influencia de Bonnal. 

¡Cómo se echan de mem >s en sus lumim isas reflexii mes las enseñanzas de 
la guerra peninsular! En este tratadista, i orno, en general, en los más acredi- 
tados del Ejército francés, se acusa la repugnancia que sienten por ahondaí 
en los sucesos de 1808 á E814, que tuvieron por teatro nuestro bronco solar, 

-Etude sur les guerres D'ESPAGNE, par h Comandant Bagés. — París, Lavauze- 
l/t (sin fecha, pero se publicó en /y 

Dos volúmenes con sus correspondientes apéndices de croquis. 
Lleva un prólogo del general Daudignac, muy discretamente hecho, en 
el que hace resaltar la naturaleza y las enseñanzas de lucha tan porfiada. 

El comandante Bagés ha heeiio un trabajo que él mismo califica de mo- 
desto; pero no por eso deja de ofrecer interés. Extracto y Croquis han tenido 

poi fuentes Balagny, Suchet, Marmont, etc. 

-Rl.l.ATIÜN DES SlÉGES DE SARAGOSSE ET DE TORTOSE PAB LIS llUNCAIS, DAKS LA 

í)i.i;mérk. GUEKRE d'Espaghe, par M. /, harón Rogniat. -París, Magi- 
mel, ¡Si /. 

Para el aspecto técnico de la cuestión. 
Lleva des planos de Tardieu. 



28 bibliografía 

Rogniat, como profesional competente, relaciona el sitio con las opera- 
ciones generales de los Ejércitos personalmente dirigidos por Napoleón. 

Existe una traducción, bastante rara, de Ferrer y Casaus. 

Rogniat se permitió, ya en la restauración, criticar algunas campañas del 
Maestro. Así y todo, su obra es de necesidad consultarla porque él sustituyó 
al bravo Lacoste, caído ante las tapias de Zaragoza, en la dirección de los 
trabajos de ingeniería. 

También es un excelente documento, como proviniente de quien puso 
mano en los asuntos que trata á título de autoridad técnica y militar: 

Relation des Siéges et défenses de Badajoz, d'Ouvenca et de Campo- Mayor, 

EN l8ll ET l8l 2, PAR LES TROUPES FRANCAISES DE I.'ArMÉE DU MlDI EN Es- 
PAGNE, SOCS LES ORDRFS DE Mr. LE MARÉCHAL DüC DE DaLM ATIE, par le ge- 
neral Lámar e. — Paris, Anselin, 1837 (segunda edición), con varios planos. 

Finalmente, para redondear el estudio, fuerza es deleitarse con uno de los 
grandes artistas-soldados de la Epopeya, cuyo papel en España fué tan bri- 
llante: 

-SlÉGES DE SaraG0SSE : Histoire et peinture des événements qui ont eu lieu dans 
cette ville ouverte pendant les denx siéges qtíelle a soutenus en 1808 et l8og, 
par le General Barón Lejeune.— Paris, Firmin Didot, 1840. 

-Le MarÉCHAL LaNNES, par Lhoumas.— París, Levy, l8gi. 

Cuanto tiene relación con el insigne y joven mariscal, que alcanzó la 
muerte de los héroes en Essling, ofrece un interés capitalísimo para nosotros, 
pues no en balde mandó él la batalla de Tudela y sitió y ganó la inmortal Za- 
ragoza. 

'Le Maréchal Lannes, Duc de Montebello, Resume de sa vie,par son petit-fils 
Charles Lannes, Duc de Montebello, Duc et Prince de Siévres.- — lours, Maux 
et fils, MCM. 

Un volumen. 

El gran soldado, malogrado caudillo y héroe que, como ningún otro entre 
los lugartenientes del Titán, encareció los nuevos principios militares, mere- 
cía mejor edición material, documental, gráfica y crítica. 

De todas suertes, véase. 

-HlSTOIRE DE LA GüERRE D'ESPAGNE ET DE PORTUGAL DK 1 807 A 1814,/íW' 
M. Sarrazin, Maréchal de Cavip. — Varis, Dentú, 1814. 

Es un testigo de cargo de sospechosa moral, contra el Imperio, que es- 
cribió casi á raíz de los sucesos. 

Por eso es de mediano valer su dicho, aunque no está de más el leerle. 



BIBLIOGRAFÍA 29 

Para conocer La Grande Armée de las campañas de 1805, 1806 y 1807, 
parte de la cual vino á España en 1808 con el Emperador, preciso es 
acudir á: 

P. C. Alombert.—J. Colin: La Campagne DE 1805 EN Allkmagnb. — París, 
Chapelot, igoz. 

Particularmente el tomo I y el apéndice, que contiene los documentos 
anexos. En esta obra está el mecanismo orgánico y administrativo del poder 
militar del imperio, su espíritu táctico, sus vaivenes y rozamientos. 

Las distintas ruedas y necesidades del Ejército se hallan presentadas do- 
cumentalmente, y el estudioso puede empaparse de cómo eran y funcionaban 
los Estados Mayores, 1>>s servicios administrativos y topográficos, los del re- 
clutamiento, Ingenieros, tren, remontas, etc. Allí encontrará también las 
plantillas, los estados de situación y fuerza, con todo el mecanismo interno 
de la movilización y concentral ion de elementos dentro de Francia hacia 
el Rhin. 

( >tn> estudio sazonadísimo: 

General H. Bomtal: De Rosbai b \ LJi m. París, Chapelot , igoj, completa 
la obra de M.M. Alombert \ Colin, porque con el elevad" 1 spíritu crítico ca- 
racterístico en el tratadista, se presentan los trazos salientes de /.,? Grande 
Arméi . 

Además, contiene este volumen análisis sobremanera atrayentes de la 
táctica lineal, de algunos movimientos y campañas de la Revolución y del 
Imperio, con un cotejo de los procedimientos de luí lia en boga en Prusia y 

en el Ejército imperial, presentándolo de un modo sugestivo en el combate 
de Saalfeld, el io de < >. tubre de 180 >. preliminar de la batalla. 

Lo avaloran los elementos gráneos que le acompañan, cual acontece con 
todas las producciones del maestro. 

De la CORRESPON DANCE I"! M tRÉCHAL DaVOUT Í180I-18] 5) avec introdiiction ct 
notes, par C/i. de Maza./i.— París, J'/ou, 1NK5; véase el tomo II. 

En este segundo volumen, se ven los ecos de los sm esos .le España, en 

Polonia y en Alemania, donde el insigne Mariscal representaba tan alto co- 
metido. Además, ion esa correspondencia, se puede seguir mejor el proceso 
evolutivo de las primeras disposiciones seguidas para preparar la campaña 

contra nuestros abuelos. 

I '• los Méthodes de Guerr] del General PieiTon, en los cuatro volúme- 
nes, París, Dumaine, [878-1881, hay mucho aprovechable, pues sabido es que 
esta obra constituye un centón de re militare, cu la ipie no faltan documentos 
y reflexiones de las campañas de la Península. 



30 bibliografía 

HlSTORlQUE DK l'Artillerie, par G. Clement, publicada en la Revue Militaire 
Univer selle. 

Hojéense los tumos 19 y 20, capítulos: L Artillerie sous la Revolution y 
ÜArtillerie sous le Premier Empire. 

Su organización, táctica, empleo en la batalla... puede verse en este estu- 
dio un tanto somero de asunto que merecía más profundas investigaciones. 

Debe verse, para lo referente á Infantería no más: 

Les nouveli.es armes á feu PORTATIVES, con un atlas cromolitografiado , por 
Rodolphe Schmidt. — Bále-Genéve-Lyon, Georg. 1889. 

Esta obra, del antiguo Coronel de Infantería, Director de la fábrica fede- 
ral de armas de Berna, contiene datos acerca de las armas de la época. 

Existe una versión española del mismo año y editor, revisada por el Te- 
niente Coronel D. Mariano Gallardo y Romero. 

Pero lo de mayor calibre para compenetrarse con el herramental mane- 
jado por el Emperador y sus lugartenientes, son las publicaciones recientísi- 
mas de la Sección histórica del Estado Mayor francés. Constituyen elemento 
que requiere estudio, porque de él se saca el reflejo que los métodos orgáni- 
cos y tácticos de nuestros vecinos trajeron al Ejército español que peleó 
contra Napoleón y sus huestes: 

LTnfaNTF.rie au XVIII c SIÉCLE La 1 actique, par le Commandant d Artillerie 
Coliu. — Paris, Berger-Levrault, igoj. 

La Cavalerie de 1740 Á ij8g,par le Commandant Desbriere. — París, Berger- 
Levrault, igoó, y del mismo autor. 

L\ Cavalerie pendant la Revolution. — Paris, Berger-Levrault , 1907. 

L'Artillerie francaise au XVIII e siécle, par le Commandant Picard. — 
Paris, Berger-Levrault, igoó. 

Las campañas de la Revolución y algunas notas sobre las bocas de fuego 
de aquel periodo, publicadas en la excelente 

Revue ij'Htstoire, redactada por la Sección histórica del Estado Mayor 
del Ejército, acaban el conocimiento del asunto. 

Del mismo Titeux, citado anteriormente, es: 

Saint Cyr et L'Écule Speciale Militaire. — Paris, Didot, 1908. 

Debe mirarse para conocer el estado de las Escuelas durante el Consu- 
lado y el Imperio, sobre todo el capítulo II, consagrado á la de Fontainebleau; 



BIBLIOGRAFÍA 31 

el IV, que narra la historia del Pritaneo Militar de Saint-Cyr; el V, en que se 
ofrece el nacimiento de la Escuela Imperial Militar, y el VI, que estudia la 
corta vida de la Escuela de Caballería de; Saint-Germain. 

Es obra soberbiamente editada y muy rica en ilustraciones. 

Revue i/a Questions historiques. Año 37, tomo XXVIII. (1902.) 

Lks Écoles Milita ires kn france sous la Rrvoujtion kt L'Empirk,, par 
Arthiir de Ganniers . 

Trabajo-resumen, concienzudamente hecho, que complementa el ante- 
rior. Hay que verlo para conocer la oficialidad de colegio que nutría tan po- 
bremente los cuadros de las unidades combatientes del Ejército Imperial, así 
como para hacerse cargo de la filiación de los jefes y generales que eran de 
ese origen. 

Étude sur le SERVIOS d'État Mvioit, pendant les guerres du premier Empire, 
parle Lieutenant-Colonel ctArtillerie De Philip, brevete et État-Major. — 
Paris, Chapehit, igoo. 

I "do lo que Foucart ofrece en su documentación, lo espiga y clasifica 
1 )<• Philip, sazonándolo con notas del Manuel des États-Majors de Thiébault, 
de las Mémoires del General de Segur, de Marra int, Castellane, Savary, Lé- 
jeune, Dupuy, Fezensac, Girod de l'Ain, Mathieu-Dumas, Massena, Saint- 

Chamans, l'aulin, Marbot... 

La monografía está hecha con claridad y muy discretamente ordenada. 

I >r las memorias y correspondencia de la época, tan innumerables y va- 
riadas, necesario es consultar, desde las de los ( Generales á las de los soldados, 
buscando en unas y otras el alma que movió aquellas ni isas victoriosas: 

-Fezensac (le Díte de): Souv&Nms Militaires DE 1S04 \ 1814. — Paris, Dumai- 

>ie, 1863. 

Fascinado, como tantos otros, por la gloria del Imperio, Fezensac, que 
pertenecía á la noble/a francesa, ingresó en el Ejército como soldado del 

regimiento en [804, cuando tenía veinte años. 

Pocos como él pudieron apreciar lo que era La Grande Armée, porque 
en los campos del < tcéano nutrió su espíritu en los grados inferiores, llevando 
el chopo; peleó en filas como oficial en la campaña de 1805 é lii/" las de 1 

y 1808 en el Cuartel Crucial del Mariscal \i -y. Tenía cuando vino ,i España 

veinticuatro años. 

Debe tomarse con seguridad lo que dice este volumen. Fezensac no era 
un aventurero. Su noble espíritu, parejo de su condición, resplandece bien 

en las páginas de sus recuerdos. Cuanto más que es siempre fiel á la divisa de 



32 BIBLIOGRAFÍA 

La Fontaine que él estampa en la portada: «Je dirai: J'c'tais-ld; ¿elle chose 
m'avint.» 

Saint-Beuve, en sus Causerics ¡la Lundi, hizo de una parte de este libro, 
previamente publicada, Journal de la Campagne de Russie, un delicado juicio 
que evidencia su interés. 

Da noticias ciertas de las operaciones del VI Cuerpo, Mariscal Ney, y es 
precioso dato para juzgar de los peligros que rodeaban á los ayudantes de 
campo que tenían que llevar órdenes á través de países revueltos, con malos 
caminos y peores guías. 

Una misión desempeñada en 1811, cerca del Duque de Tarento, le da 
motivo para estampar juiciosas reflexiones sobre el rigor de la guerra en Ca- 
taluña. 

—Les Cahiers du Capitaine Coignet (ljgQ-l8lJ¡). — París, Hachette. 

Para todas las campañas del Imperio, necesariamente hay que leer estos 
cahiers, un modelo de sencillez que nos da la imagen del soldado y del oficial 
troupier de la Epopeya, en sus días prósperos, como en sus jornadas sombrías. 

Realmente, ningún otro libro acerca de la época y dentro de su carácter 
sobrepuja á éste en expresión soldadesca, cautivadora, elocuente. 

Coignet vino con la Guardia á España, y sus páginas, que consagra á pin- 
tar lo que vio y supo de la guerra, son pintorescas, atractivas, de un sabor mi- 
litar y de un sentido guerrero que seducen. 

- MÉMOIRES DU General Barón DE M\RB(JT. (62 edition). — París, Plan. 

Tres volúmenes. 

Ni gascón hablador como le llaman los detractores de la Epopeya, ni ma- 
jestuoso emocionante, como dijo el Vizconde de Vogiié en su discurso leído 
en la sesión pública anual de las cinco Academias en 25 de Octubre de 1891, 
In medio stat virtus... 

A Marbot hay que leerle siempre, aunque siempre con cuidado... Escritor 
de cepa, injerto en conteur de buen gusto, soldado brioso y audaz, su libro da 
idea de lo brillante de la vida militar del Imperio, vista desde los Cuarteles 
Generales, cosa que pudo él hacer muy bien por haber estado en los de Mas- 
sena, Augereau y Lannes y haber asistido á las campañas más importantes de 
su tiempo, desempeñando además misiones difíciles y variadas, que sabe real- 
zar con arte literario. 

Marbot era meridional, de las orillas del Dordoña, de familia distinguida, 
que lo educó con holgura; su padre, que fué General, murió en el sitio de Ge- 
nova. Había nacido en 1782, de suerte que en la guerra de España tenía vein- 
tiséis años. Figuraba c -mo ayudante de Murat, primero, y de Lannes al fina- 
lizar el año 1808.. No hay, pues, que encomiar lo que sus impresiones servirán 
para dar color y vida á lo íntimo de la lucha. Rematan el valor del libro las 



BIBLIOGRAFÍA 33 

notas de la campaña de Massena en Portugal, que Marbot hizo en el Cuartel 
General del príncipe de Essling. 

—Pión des Loches: MES CampagnkS (ijg2-i$iy. Notes et correspondancc du Co- 
lorid d' ArtíUerie. Mises en ordre et publiées par MM. Mauricc Chipan et 
Léonce Pingaud. — Paris, Firmin-Didot, l88g. 

Realmente, no son un fragmento de Epopeya los recuerdos y anécdo- 
tas de este antiguo seminarista, artillero de la Escuela de Chálons, que 
hizo todas las campañas desde i 796 á 1S14, describiéndolas con tonos de seca 
Elegía. 

Hay en ellas sinceridad, realismo y acaso un fondo de hipocresía. Pero 
son de interés indiscutible, que auxilian mucho para conocerla trama interna 
de aquellas guerras. 

Pión des I, oches era realista, sin ocultarlo un instante, ni menos justificar 

su puesto en la Artillería de la Guardia imperial.. Sus ideas políticas, junta- 
mente con sus antecedentes eclesiásticos y su educación, explican el tono 
agrio de todas sus abundantísimas notas, ordenadas en plena Restauración, 
circunstancia que acaso contribuyera á acentuar su malquerencia hacia el PCrn- 
perador y su horror de todo el tráfago guerrero que presenció. 

De todas suertes, son un verdadero documento, pues Pión era inteligen- 
te y serio. Dan, en conclusión, la imagen exacta de lo que eran los Oficiales 
de carrera, que no sentían gran pasión por la guerra ni por el Emperador, 
pero que cumplían con su deber. 

Había nacido en 1 770, y á los trece años fué tonsurado, ingresando en 
1 789 en el Seminario de Besancon. Su familia la constituían honrados bur- 
gueses. Acusado 3 perseguido en su juventud por realista, cambió su situa- 
ción al ser llevado en 170; al batallón de requisición del distrito de Pontar- 
lier, pasando después al 5. regimiento de Artillería á pie y á la Escuela de 
Artillen'. 1 di' Chálons en 1 794. 

Vino á la guerra de España mandando una batería de la Artillería de la 
Guardia, y sus relatos sobre el sitio de Madrid y persecución de los ingleses 
son entretenidos y completan l"s de ( arácter oficial. 

-Mkmoiurs nu Gknkral C. u d* Saint-Chimas, Ancien Aide de Camp du ftta- 
réckal So/dt, /,Vo_'-/,V ,'_'.— Paris, Plon, 1896. 

Como Segur.de Castellane y Fezensac, Saint-Chamans pertenecía á la 
aristocracia francesa; acudió a la vida militar atraíd » por las glorias del Con- 
sulado y del Imperio, ingresando como soldado del 9. de Dragones, que man- 
daba Sebastiani, el 1 ." de ( octubre de 1 S> > 1 , cuando acababa de cumplir vein- 
te años de edad. 

Leyéndole, se empapa el espíritu de lo que era Im Grande Armcc orga- 

3 



34 bibliografía 

nizada en los campos de Boulogne. Su destino de Ayudante de Campo del 
Mariscal Soult, en las campañas de 1805, de 1806 y de 1808, hacen tomar 
mucho relieve á sus relatos y observaciones. 

Sus entusiasmos por el Emperador, llevando en las venas sanare de 
realista, como 1< > demostró luego de la primera abdicación, son un índice de 
la fascinación que ejercía en el alma del soldado aquel genio de la guerra. 

No deja de ser cáustico y sincero en muchos juicios. El consagrar varios 
capítulos á la guerra de España, avaloran su interés, porque, dada su posición, 
nos pudo legar datos y observaciones de importancia para tener idea de las 
operaciones realizadas por el Mariscal Soult, á quien, como es sabido, cupo 
el mayor cometido en esta campaña. 

^.Jean Morvan: Le Sol.OAT IMPERIAL. —París, Plon-Nourrit, igO/f. . 

Dos volúmenes. 

Un centón apasionado que debe utilizarse con un coeficiente de rebaja... 
En el detalle, es lo que Lanfrey en el cuadro general: un enemigo de la Iliada 
y de su Jefe. 

Por lo demás, encierra muchos datos cogidos de la copiosa bibliografía 
napoleónica, aun cuando en esto de citar las fuentes, el autor no es leal para 
con el público, pues se limita en las llamadas á agrupar los testigos ó escrito- 
res que discurren acerca del punto en cuestión, con lo cual queda la duda de 
si es préstamo directo ó de segunda mano. 

Quien desee hacer frases contra el poder personal, los estragos de la gue- 
rra y las violencias de los más geniales caudillos, tiene en los dos volúmenes 
ancho campo donde espigar elementos antimilitaristas. Acaso sea éste el fin 
oculto que M. Morvan persigue con su estudio. 

Bien será declarar que representa una gran suma de trabajo, y que desde 
su punto de vista está compuesto hábilmente y vestido con lenguaje primoro- 
so y cáustico. 

Las 520 páginas del tomo I, sirven para presentar cómo eran el recluta- 
miento, el material, la instrucción, los sueldos, los víveres y la administración 
desde 1800 á 1814, y en las 526 del II, la vida en campaña, la batalla, la mor- 
talidad, los prisioneros, las recompensas y la moral... 

No hay para qué decir que el más abundante arsenal para su crítica im- 
placable lo tiene el autor en ¡a guerra de España. 

Obra coronada por la Academia francesa con el premio Thérouanne. 

-L\ VtE Mu.tTAlRK SOUS LE Premier Empire, par \Elzéar Blaze. — París, Gar 
nier firéres. 

Escrito el libro muchos años después de la Epopeya, es un reflejo no 
más, aunque brillante, de la realidad. 



BIBLIOGRAFÍA 35 

Da una idea agradable de la vida en la Escuela de Fontainebleau, en el 
vivac, marchando, en guarnición y combatiendo, así como de muchas costum- 
bres de aquellas huestes inmortales. 

Hizo la guerra de España como subalterno, de pocos años, y reflejó sus 
impresiones bastantes años después. Al discurrir sobre las costumbres de nues- 
tros abuelos v el carácter que ofrecía la lucha en el suelo español, había que 
haberle dicho lo que el buen maese Pedro cuando suayudante mostraba las 
maravillas de su retablo: «Llaneza, mochadlo, llaneza...» 

- Los Souvknirs dij C\pitainf; Dkshokufs. — Parts, Picard, igoi, contribu- 
yen á dar calor á la guerra en España. Desboeufs tenía veintiocho años cuan- 
do operó y peleó desde Pamplona á Huesca. Desbarra y fantasea á las veces, 
por lo cual hay que leerlo con cuidado. 

• Grands ARriLLKURS, par Maurice Girad de L'Ain. — París, Berger-Le- 
vraut, l8gf¡. 

Esta obra, coronada por la Academia francesa, al analizar las personali- 
dades de Drouot, los dos Senarmont y Eblé, ofrece un acabado cuadro de lo 
que eran los artilleros del Imperio. 

Conviene hojearla, porque sobre estar discretamente hecha, presenta mu- 
cha documentación, que ilustra acerca del arma y de sus servicios v empleo 
en la guerra. 

Demás de esto. Drouot era mayor de la Artillería á pie de la Guardia, y 
con ella hizo la campaña del Emperador en España. Senarmont era el Coman- 
dante de la Artillería del Primer Cuerpo, y como tal, sus funciones son pre- 
ciosas para conocer 1" ocurrido en derredor de Madrid, 1 teles, Xaku era, Al- 
monacid, Ocaña, hasta Cádiz, frente á cuya plaza murió heroicamente. Eblé 
fué Comandante general de Artillería en el Ejército puesto bajo la mano de 
Massena para invadir Portugal. 

Del mismo autor: 
VlE MIUTAIRK f)U (.KNF.RAI, FoV. -París, Ploil. 

Con razón alcanzó el premio Guain. 

Completa la obra á medio escribir del noble General que se distinguió 
tanto en la guerra de España, como después en la tribuna parlamentaria. 

&ÍRM0IRB8 DU GENERAL BaRON ThikBAULT, puh'ics sous les auspices de sa filie. — 
París, Plan, izQ]-i8gf¡. 

Kxeelente documento para el estudio de toda la lucha. 

El tomo IV es, de los cinco que contiene la obra, el que nos interesa. 

Thiébault, por edad, cultura, talento, conocimiento que ya tenía de Es- 



36 BIBLIOGRAFÍA 

paña y destinos que aquí desempeñó, es un testigo y un juez de muchos su- 
cesos y personas. Cuanto más que desde fines de 1808 á 181 3, tuvo ocasión 
de apreciar los problemas que se planteaban en España. 

Muy conveniente, pues, para empaparse de mil y un asuntos con la cam- 
paña, en general, relacionados. 

-JdURNAL DU GENERAL FanTIN DKS OdoaRDS, Etapcs d' un Officier de la Grande 
Armó', 1800-1810. — París, Plon, l8g¡. 

Fantin era capitán del 31 de línea, con treinta años de edad. Como for- 
mando parte del cuerpo de. Mariscal Soult, su relato ingenuo nos da la im- 
presión de las penalidades sufridas en el invierno de 1808-9, al través de las 
montañas santanderinas y asturianas y luego tras las bandas desenfrenadas de 
sir John Moore. 

■■-Journal du M^réchal de Castellane (1804-1862). —París, Plon, i8gó. 

Cinco volúmenes. Ver el primero (1804-1823). 

La popularidad y significación de este soldado de la vieja cepa france- 
sa, hacen doblemente atractivas las impresiones que nos ha dado á conocer 
su hija. 

Castellane era un muchacho en 1808, pues tenía veinte años. 

Pero como Ayudante del General Mouton, y relacionado con algunas 
familias de nuestra aristocracia, son muy curiosas sus observaciones acerca de 
lo que presenció en la sociedad y en el pueblo de aquella España desencaja- 
da por tantos sentimientos. 

Además, como formaba parte del Ejército de Murat, presenció los suce- 
sos del Dos de Mayo, asistió á la batalla de Ríoseco y vio los acontecimien- 
tos subsiguientes á Bailen. 

Del periodo que más particularmente nos interesa, tomó parte en Ga- 
monal, Somosierra, presenció el paso del Guadarrama y vio las incidencias 
de la batida contra los ingleses. 

Castellane pudo legarnos sus valiosas observauiones, gracias al Diario 
que cuidadosamente llevó y del que perdió algunos cuadernos en Rusia, du- 
rante cuya campaña escribió con la mano izquierda, por haber tenido helada 
la derecha mucho tiempo. 

- Mémoires du General Hugo.— Pans, Ladvocat, MDCCCXXIII. 

Tres volúmenes. 

El primero y el segundo, de verdadero interés, habida cuenta del juicio 
y de la posición del que fué Gobernador de diversas provincias nuestras. 
Como aditamento, hojéese. 



BIBLIOGRAFÍA 37 

Víctor Hugo, reconté par un témoin desavie. — París, Lacroix, MDCCCLXIII. 

Dos volúmenes. 

Véase el primero, aun cuando no más que como complemento, dado que 
el autor refleja sólo las impresiones del '¿ran poeta referentes á épocas de 
la lucha posteriores al periodo que nos ocupa. 

— Mrmoirks du GENERAL Gutllaume, Pkpr (i 783-1 84G). — París, Perrin, igoó. 

Pepe era un napolitano que desempeñaba las funciones de Ayudante de 
Murat, Rey de Ñapóles, y que en 181 1, esto es, cuando tenía veintiocho años, 
vino á España al fronte de un regimiento, sirviendo en el Ejército del Maris- 
cal Suchet 

Sus impresiones someras, de les dos años que operó en Aragón, consti- 
tuyen un elemento más para tomar la nota exacta de la lucha. 

-SOUVENIRS MlLITAIRKS DU Coi.iiNEI. DE ( uiN.NKVII.I.K, publiés par la Comtessi de 
MirabeoH sa fíl/t.— París, Perrin, l8g§, 

Gonnevillc, en la campaña personalmente dirigida por el Emperador, era 
un Capitán de Caballería de veintiséis años, que vio con bastante exactitud 
cuanto se desarrolló en derredor suyo en los itinerarios de [rún-Madrid-Be- 
navente. 

Después, en 181 1 , voh ió a España, sin iendo en el Ejército de Suchet. 

Para las dos etapas de su estancia en España, son curiosos esos recuer- 
dos; contienen observaciones psicológicas dignas de t> nerse en cuenta. 

-S>uvi.mrs d'un Caisnonikr DE l.'AitMEi. ft'EsPAGNB, puhlits par G. Kapst. — 
París, l8g2. 

Otro documento más de l.i seiie paia la fisonomía de la lucha 1 ruel, tan 
ingrata para los < Generales tomo para los soldados. 

Mkmoirks dü Genera t Barón di Dkdkm de Grldeb (1774-1825). — París, 
Plou, igoo. 

No más ipn- paia apreciar el efecto producido en Westfalia y en Sicilia 
por los sucesos <\r España. 

- Mkmoirks dr chirurgir mii.iiairk, ct CAMPAGNBS, / ' Barón J. /). Larrey.— n a- 
ris, Smith, 1812. 

Cuatro volúmenes. 

El cargo de Jefe de Sanidad de la ( ruardia, la alta reputación profesional 
y moral de Larrey, dan á sus libios un singularísimo \alor. 



38 BIBLIOGRAFÍA 

Larrey vino con las primeras fuerzas francesas al comenzar el año de 
1 808, y permaneció en España hasta Marzo de 1809. 

Sus datos y observaciones acerca del Ejército francés, y relativos á los 
servicios de Sanidad, conviene recogerlos al igual de cuanto escribe sobre los 
hospitales y medios con que contaba España, espíritu del pueblo, etc. 

Completa su obra la de Mr. Paul Triaire: 

DüMKMQUK LaRRKV ET LES CAMPAGNES DE LA REVOLUTION ET DE L'E.VIPIRE (l/68- 
1842). — Tours, Al/red Mame etfils, igo2. 

Excelente y documentada biografía, cuidadosamente editada. 

Dos libros de gente de Sanidad también, aunque de modesta jerarquía: 

SüUVEMRS DE LA GUERRE D'ESPAGNE DÍTE GUERRE DE l'InDEPENDANCE (1809-181 3): 
par L. A. Fée. — Paris, 1856. 

MÉM01RF.S D'UN AlDE MaJOR SOUS LE PREMIER E.MPIRE. CiUERLE D'ESPAGNE 
(1808-1814), de Sebastian Blaze. — París, Flammarion. 

Esta última lleva, en edición reciente, un prólogo bien hecho de Napo- 
león Ney. 

-Le General Souham ( 1 760-1837), par Rene Fage. — París, Alphonse pi- 
cará, i8gy. 

Un documento más, bastante sólido para conocer la guerra de la Pe- 
nínsula. 

Mémoirfs sur les opérations militaires des Francais en Galice, en Portu- 
gal, ET DAKS LE VALLÉF. DU TAGE, EN 1809, par M. Le Noble. — Paris, Bar- 
rois L'Ainé, 1821. 

Con un atlas. 

Formando parte del Estado Mayor como Intendente, el documento tie- 
ne el valor que hay que conceder á un testigo ocular bien colocado para co- 
nocer de los sucesos. 



Souvenirs d'un Vélite de la Garde sous Napoleón I er , par A. Lombard-Du- 
mas.— Paris, Plon, igo§. 

Un libro más sobre la Iliada: el protagonista Billón hizo la campaña de 
1808 como Teniente en el 14 de línea. Los recuerdos los escribió bastantes 
años después, pero tienen sencillez y sinceridad. 

Son de interés, porque Billón asistió al segundo Sitio de Zaragoza; á co- 



bibliografía 39 

mienzos de 1809 fué hecho prisionero, siendo sus notas sobre la cautividad 
en Cabrera bien poco agradables para quien tenga sentimientos humanitarios, 
que nunca están reñidos con la bravura mejor templada. 

-SoUVENIRS ET CAMPAGNES D'UN VIEUX SüI.DaT DE I.'EmPIRE ( 1803-I 8l 5), par le 

Commandant Parquin. — París, Berger-Levrault, igoj. 

Encarnación del tipo del cavalier brillante y audaz, en cuya cima se ha- 
llaban los Colbert y los Lassalle, es obra de gran carácter, que sirve mucho 
para ver por dentro aquellos héroes de alma grande y de flotante penacho ) 
que a balazos y estocadas ganaron las charreteras. 

Parquin, ya oficial, hizo las campañas del Ejército de Portugal en 1N1 1 y 
1812. Es entretenidísimo. 

El prólogo del Capitán Aubicr es un marco digno del brillante jinete. 

-Le Gémírai. Curély, Itinératn d'nn cavalier léger de la Gratule ArnUe (i 793- 
181 5), par le General Thoumas. — París, Berger-Levrault, iSSj. 

Bravo, leal, honrado, sus impresiones cautivan y tienen la virtud de<-en- 
cender los más apagados entusiasmos. El capítulo VIII se contrae á la gue- 
rra de España en Cataluña, y nos da la imagen de lo que eran los servil ios 
y aun los combates de la Caballería en esta región española. 

El trabajo, como todos l'>s de Thoumas, discreto y arráyente. 

Del mismo General Thoumas, \ para identilu arse con muchos generales, 
téngase á mano: 

Les Grands Cavai.ikrs du Premier Empire, notices biographiques. 

Son dos seríes, ambas editadas por Berger-Levrault; la primera, en 1890, 
que comprende: Lassalle, Kellermann, Montbrun, Les trois C olbert, Murat. 
La segunda, en 1892: Nansouty, Pajol, Miihaud, Curéry, Fournier Sarlovéze, 
Chamorin, Saint-Croix, Exelmans, Marulaz. Franceschi-Delonne. 

Son reproducción «sans changement notable», de las publicadas en la 
Revue de Cavalerie. 

Por lo que toca á los problemas del reclutamiento, consúltense los artícu- 
los del Comandante de Sérígnan en «I Journal des Sciences miiitaires de 
junio á Agosto de [904. 

( omo obras de carácter diverso, relacionadas con el año de 1N0X, tanto 
para conocer á fondo las causas de la lucha, su preparación, la política impe- 
rial subsiguiente á las pseudo victorias, el estado de Europa, etc., véanse: 



40 BIBLIOGRAFÍA 

//. Taine: Les ORIGINES de l* FraKCE comkmporaine (Le Régitne moderne.) — 
Paris, Hachette, igoi. 

La edición que tenemos á la vista es la 23. a Esto da idea de la boga 

alcanzada por el trabajo del gran pensador y estilista francés. El lector sa- 
boreará con deleite el pensamiento de maestro tan insigne, sacando de la 
lectura una impresión de idolatría y de amargura, ante el genio y la empresa 
del Hércules corso. 

Para que el provecho sea completo, aun cuando no se contraigan al pe- 
riodo objeto de estas páginas, deben estudiarse los volúmenes precedentes, 
que son eslabones necesarios para abrazar todo el movimiento social y militar: 
L' Anden Re gime y La Revolution. 

Albert Sorel: L'EuROPE et la Revolution FRANgAiSE, el VIL tomo. — Paris, Plon- 
Nourrit, ígo^. 

Trabajo macizo, acaso el más luminoso y mejor acabado sobre el vasto y 
complejo periodo. Este volumen comprende los años de 1 806-1812. 

Albert Vandal: NAPOLEÓN ET AlexanI>RE I er . — Paris, Plon-Nourrit , i8q8. 

De igual calibre que el anterior. Consúltese no más que el tomo I, De 
lilsit á Erfurt, el Avant-propos y el Ckapitre Préliiuinaire. 

P. Lanfrey: HlSTOIRE de Napoleón I er . — Paris, Charpentier, i8og. 

Aunque de gran enemiga contra el Emperador, hay que meditar sobre 
lo que dice. La crítica es enjundiosa, cruel, á las veces sañuda. Los tomos 4. 
y 5. se contraen á esta época. 

¡Lástima que no concluyera el trabajo! 

Mémoires pour servir a L'Histoire DE Napoleón I er . Depuis 1802 jnsqrí a 1815, 
par le Barón Claude-Franfois de Méneval. — Paris, Dentn, i8q^. 

Toda la obra del honrado y leal sea ¿taire dn portefatille del Emperador, 
merece la prioridad del historiador y del crítico. 

De sus tres volúmenes, el segundo es el que contiene dos capítulos que 
proporcionan datos y reflexiones para esta campaña. 

Méneval estaba en 1808 en la plenitud de su vida; su puesto de confian- 
za cerca del Emperador, de quien no se separó durante su permanencia en 
España, y su sinceridad y talento, realzan la bondad del libro. 

■Ducére: Napoleón a Bavonne d'apbés lks contemporaws et des documknts 
[¡SÉDITFS. — Bayonue, ILourqnet, l8g~j. 

Buen documento para seguir la trama del guet-apens, origen de tanta 
lacería. 



BIBLIOGRAFÍA 41 

Sabido es que Thiers fué el gran cantor de la Iliada, aun cuando luego 
de restaurarse el segundo Imperio sufrió cierto enfriamiento en sus entusias- 
mos. Hay que tomar con pulso sus continuados cánticos al Emperador y á 
su gloria, y desde luego, la parte militar de su obra resulta muy deficiente. 
Tiene, no obstante, un valor político y administrativo que no debe despre- 
ciarse. De su 

Histoirk du Consulat El de l'Empirk, ver desde el libro XXVIII en 
adelante. 

De la traducción española, hecha por Pérez Comoto y Ferrer del Río, 
el tomo VIII y siguientes. 

CEuvres de Rcederer, puóliés par son fils le Barón A. M. Rcederer. — París, Fir- 
min Didot, 1853. 

Ocho volúmenes. 

No se pusieron á la venta. 

Sólo conocemos los tres admirables estudios á ellos consagrados poi 
Saint-Beuvc en sus Causeries du Lnndi (tomo VIII). 

La personalidad política y literaria de Rcederer y sus servicios al lado de 
Napoleón y de su hermano José, en Ñapóles y en España, dan á sus relatos 
un valor singularísimo. 

El trabajo de Saint-Beuvc, seduce. s u arte hace destacar mejor los tra- 
zos vigorosos de cuantos relatos fotografió Rcederer. De pocos se sacará idea 
más completa del Generalísimo, del hombre y del estadista. 

Por lo que á España se refiere, es de un interés cautivador la conversa- 
ción que refiere habida en Burdos, á raí/ de la batalla de Eoedellín, 1 OH La- 
salle, que iba hacia Austria para encontrar allí una muerte digna de su glo- 
riosa vida de soldado ccavalier». Es un trozo de literatura militar verdadera- 
mente clásica, que enciende la sangre de quien lleve uniforme por voca- 
ción. .. ¡Como pedazo del alma de aquel héroe de penacho y dolman, Aquiles 
originalísimo de la Caballería imperial! 

De menor calibre, pero convenientes también para conocer la gestión 
real y militar de José Napoleón: 

üiscours et opinions, journal et souvemrs, del conde C'eei/e Stanislas Xavier 
comte de Girardin.— París, Moutarditr, lS.'S. 

Cuatro volúmenes. 

Mémoires de M. de Bocrrienne, Ministre d' Ftat, sur Napoleón — París, Lad- 
vocat, 182Q. 

Diez volúmenes. 

Desde el tomo VII, capítulo XXI V, comienzan los asuntos de España. 

* 



42 BIBLIOGRAFÍA 

Aunque Bourrienne no intervino personalmente en ellos, su relación con 
el Emperador y los cargos que desempeñó le ponían en condiciones de cono- 
cer con exactitud los sucesos. Por eso sus impresiones y sus datos son con- 
venientes para el más acabado estudio del negocio. 

Notice sur la Bataille d'Espinosa de los Monteros, gagnée par VArmée 
frangaise sur les Espagnols les 10 et II Novembre 1808 (avec deux plans). — 
París, 1808. 

Lo mejor que tiene son los planos; por esto y por la fecha de su publica- 
ción, puede creerse que salió de la pluma de algún oficial del Estado Mayor 
francés. 

Vie du Marechal Ney, Duc d'Elchingen, Prince de la Moskowa. — París, 
Píllei, 1816. 

Muy endeble y tendenciosa, viéndose á tiro de ballesta que su anónimo 
autor era enemigo cerrado del Imperio. 

De las campañas en la Península se ocupa á la ligera. 

Souvenirs du Marechal Macdonald, Duc de Tarento. — París, Plon, i8q2. 

Con una excelente introducción de Camilo Rousset. 

Es un buen dato para la campaña de Cataluña en 1810, aun cuando á ella 
consagra escasas páginas. 

Son de más positivo interés las 

■ Mémoires du Duc de Raghse, de 1792 Á 1832. — París, Perrotin, 1857. 

Nueve volúmenes. 

El tomo IV, necesario para estudiar documentalmente y con las reflexio- 
nes hechas por uno de sus caudillos, la preciosa campaña del Duero y del Tor- 
mes hasta la jornada de los Arapiles. 

. Joseph Wirth: Le MaRÉCHAL LefÉBVRE, Duc DE DaNTZIG (i 75 5-1 820). — París, 

Perrin, igoj.. 

El Néstor de ¡os Mariscales que pelearon en la Península, tiene la fiso- 
nomía más original entre todos los de la taifa imperial. Sólo por esto, ya me- 
rece leerse la obra de Wirth. La lástima es que apenas dice gran cosa de la 
campaña de 1808, en la que tuvo papel principal Lefébvre. 

El Emperador, según se verá, se encarga de hacer una crítica de la ges- 
tión del heroico troupier. 

- Mémoires sur la Guerre des Francais en Espagne, par M. de Rocca, Offi- 
cier de Hussards et cavalier de t Ordre de la Legión d'Honneur. — Genéve- 
Paris, Cherbuliez-Fischbacher ; 1887. 
Rocca, al igual que sus compatriotas Jomini y Sprünglin, peleó, vio y es- 



BIBLIOGRAFÍA 43 

cribió, dejándonos un buen libro, ameno, doctrinal y fresco, como compuesto 
cuando aún sonaba en Europa el cañón imperial. Todo esto explica la boga 
alcanzada, siquiera los maliciosos quieran colgar parte de su éxito á la hom- 
bruna y cuasi ninfomaniaca Mme. de Staél... 

El libro mereció los honores de la traducción al inglés, al italiano y al es- 
pañol, acometiendo aquí la tarea el sargento mayor de Infantería y primer 
ayudante del regimiento de Burgos D. A. A. 

Rocca fué actor en la campaña personal del Emperador, asistiendo á par- 
te de las operaciones contra el Ejército del Centro y á las secuelas de Madrid 
y la Mancha, aun cuando su regimiento llegó tarde á Tudela y Uclés. 

Es pintoresco, de gran sabor local, un tanto fantaseado, lo que nos cuenta 
de la lucha en la Serranía de Ronda. Hasta mitad de 1810, su relato es reflejo 
de personales impresiones. Esta parte, que podríamos llamar primera, es la 
más interesante para nosotros, aun cuando por la vida novelesca del autor, 
por su personalidad y por sus amores con la dominante autora de Corina, to- 
das sus páginas son atractivas. 

Ml.MOIRES SUR LA GuERRE D'ESPAGNB PENDANT LES ANNSBS 1808, 1809, l8lO 

Y 181 1, par M. de Naylies. — Paris, Anselin, l8lj. 

Aunque realista, como noblemente lo declara, Naylies es sincero en sus 
narraciones y comentarios. 

Sirvió en los dragones imperiales, y con ellos mzo la campaña personal 
del Emperador, continuando después con Soult hasta Elviña, y más tarde en 
las campañas de Portugal, la de Talavera, sít i- > de Badajoz, /Ubuera, etc. 

Sirve para ilustrar en los servicios de Caballería en la primera quincena 
de Diciembre, sobre las faldas del Guadarrama y después en la persecución 
de Moore. 

■Les Prisionniers Espagnols \ Bbaume en 181 1 et 18] :. —Paul Esdouhard. — 

Beaiww, Devis, l8S~j. 

Un folleto. 

Contiene somerísimas indicaciones acerca de la vida que hicieron en 

aquella población y una relación nominal por empleos. 
Esta es la que puede ofrecer algún interés. 

CoLLECnON DES MBMOIRBS RELATOS M X RÉVOLUTIONS D'ESPAGNB, MIS EN 

ORDRE et publiés par Mr. Alphonsc de Heauchamps. — Paris, Mahaud, 
MDLCCXXIV. 

Tres volúmenes. 

De verdadero interés, porque contienen: El tomo I, una relación de los 
sucesos de Aranjuez, Madrid y Bayona, traducidos al francés, de D. Juan de 
Arias; las de Chemineau, acerca de las disensiones de nuestra Real familia; 



44 BIBLIOGRAFÍA 

las notas del mayor Vantal de Carrére, acerca del Dos de Mayo; las Memorias 
del general Vedel. El tomo II, las Memorias del capitán Baste, acerca de la 
campaña de Andalucía; las atribuidas á Dupont (i), completadas por la rela- 
ción inglesa del capitán. Thomas Curtwright; una traducción del escrito de 
D. Domingo Joaquín Piguela, afrancesado, que da idea de lo que pasó al aban- 
donar José Napoleón Madrid; un Diario de las operaciones del ejército de la 
Romana en Dinamarca, facilitado por D. Joaquín de Osma y traducido por 
Mr. de Laroquette, con algunos documentos del encargado de Negocios en 
Lisboa, D. Juan del Castillo, y del contralmirante Keats; las Memorias de don 
Joao Cabello Baretta, necesarias para conocer los sucesos de Portugal y com- 
plemento de la obra de Acursio das Neves. El tomo III contiene: Las Memo- 
rias del general Duhesme, acerca de su campaña en Cataluña; la interesantí- 
sima de Carlos Ricardo Vaughan sobre el primer sitio de Zaragoza, y la de don 
Pedro María Rico, sobre el segundo; un Diario anónimo del sitio de Gero- 
na, que se supone hecho por un oficial español, y la Memoria del sitio de Ta- 
rragona, por el general Contreras. 

-DÉFENSE DE SARAGOSSE, OU RELATION DES DEUX SléGES SOUTENUS PAR CETTE 

ville en 1808 et 1809, par D. Manuel Cavallero, lieutenant-colonel du 
Gcnie, emplojié dans la Place, traduit par M. L. V. Angliviel de la Beaumelle, 
chef du bata ilion du Génie. — Paris, Magimel, 18 15. 

Un resumen muy discreto. 

^André Rabel: Le Maréchal Bessieres Duc d'Istrie. — Paris, Calmann Levy. 

Conviene para las dos campañas que hizo en la Península, aun cuando el 
autor se apasiona un tanto por su héroe. ¡No pensaba de él así, ciertamente, 
el insigne Massena! 

MÉMOIRES SUR LES OPERAT'ONS MILIT VIRES DES FRANCAIS EN GaüCE, EN PORTU- 
GAL, ET DANS LA VALLÉE DU TaGE, EN 1809, SOUS LE COMMANDEMENT DU 

Maréchal Soult, Duc de Dalmatie. — Paris, Barrois, 1821. 

Véanse los tres capítulos primeros, que se refieren al asunto; están he- 
chos con bastante exactitud. ¿Tendría de ellos conocimiento el Mariscal? 

Journal Historique du SiéGE de Saragosse suivi d'un coup d'ceil sur 
l'Andalousie, par J. Daudebord de Férussac.— Paris, Eymery, 1816. 

El autor aspira á complementar la obra técnica de Rogniat. 

Aun cuando califica de román la relación del sitio hecho por el inglés 

(i) Con la obra de Titeux pierde todo esto en importancia. 



BIBLIOGRAFÍA 45 

Vaughan, no le va él en zaga en algunas descripciones de hechos militares 
y de costumbres españolas. 

Tiene siempre el valor que da el haber presenciado las cosas que narra. 

-Les Franjáis m ESPAGNE, par J. J. E. Roy.— Tours, Mame, MDCCCLVII. 
Mediana edición; texto más mediano aún. 

L'Armée a travers les ages. — París, Chapelot, i8gg-igoo-igo2. 

En las tres series de conferencias hechas en la Escuela Especial Militar 
de Saint-Cyr, por los pensadores y escritores más esclarecidos de la ciencia 
histórica, MM. Lavisse, Guiraud, Langlois, Gebhart, Lehugeur. Sorel, Vandal, 
Boutroux, Coville, Rambaud y Chuquet, el lector encontrará resúmenes muy 
útiles en cada uno de los tres tomos. 

En el primero hallará dos trabajos, uno acerca del Ejército de la Repú- 
blica, y otro del Ejército del primer Imperio, de Sorel y Vandal, respectiva- 
mente; en la segunda serie, otros dos de Vandal y de Lehugeur sobre Davout 
y Bugeaud, bien característicos, y en la última serie uno concienzudo de Van- 
dal: Les Máuoires militaires de t ' Empire (8. a y 9. a Conferencias). 

Roger Peyre: NAPOLEÓN I Ea ET son temps (deitx vol.¡ (I, fíouaparte. //, I! Em- 
pire.) — París, Didot, i8q6. 

De carácter general, lo abraza todo: lo político, lo diplomático, lo militar 
y aun lo íntimo. Hace la obra más amena su riqueza de grabados, de cuadros, 
retratos, planos, etc. Pero siempre de escasa enjundia histórico-militar. 

La casa Salvat, de Barcelona, ha dado una lujosa traducción de ella á 
nuestro idioma. 

De la correspondencia y de las Memorias de los Maris* \il< -s, es un dolor 
que Soult no diese á conocer (publicadas por su hijo en MDCCCL1 V) más que 
algunas campañas de la Revolución. Sus propósitos de escribir y publicar las 
referentes á las guerras de España, en las que puede decirse jugó él el priin i- 
pal papel, fueron deshechos por su alta intervención en la política desde 1830 
á su muerte, intervención que le robó tiempo y humor. 

Como Thiers fué su amigo, vio los papeles que poseía, aprovechándolos 
para su obra. 

Hojéense para los respectivos mandos: las Memorias de Massena, de 
Macdonald y de Marmont; todo lo relativo á Jomiui, el libro de Clerc, acerca 
de la campaña final de Sojtlt en la Península; la obra de Dagiterre, acerca de 
la batalla de Saint-Pierre cf ¡rute... 

Será incompleto cualquier estudio relacionado i oh el Imperio francés que 
no consulte la abundante y amena producción de Federico Masson. 



46 BIBLIOGRAFÍA 

Véanse los tomos III, IV y V de la serie: 
Napoleón et sa famille. — Paris, Ollendorf, igoo 

que corresponde á los años en que se desarrolla el drama de España; esto es, 
1807 á 1813. 

Bernadotte, Napoleón et les Bourbons (1797-1844), par Lconce Pingaud. — 
Paris, Plon, igoi. 

Sabido es que el Cuerpo de la Romana estaba en Dinamarca á las órde- 
nes del Mariscal Bernadotte, Príncipe de Ponte-Corvo, 

Este volumen refleja la actitud del General español y sus relaciones con 
el General francés, luego de tener noticia de los sucesos de la Península. 

Cada crisis del libro, da vida mayor á la Revista. Como esas crisis menu- 
dean en Europa, las publicaciones periódicas aumentan y consagran sus pá- 
ginas á todas las actividades del espíritu. 

De la parte histórico-militar, relativa al Imperio, pueden encontrarse filo- 
nes en esas Revistas. Algunos ejemplos lo demostrarán: 

Revue Hispanique, año 3. , 1896, pág. 1: 

Bibliographie des voyages en Espagne et en Portugal, par R. Foulché- 
Delbosc. 

«Ningún documento debe olvidarse, como no debe rechazarse, a priort, 
ningún testimonio. Si se desea tener una idea exacta del estado de un país, 
de las costumbres de un pueblo en una época cualquiera...» Sobre tal base, 
este benemérito hispanófilo ha reunido, en un útil é interesantísimo trabajo, 
858 papeletas de relatos é impresiones de viajes por la Península ibérica, 
desde el II al XIX siglo. 

De ellos pueden aprovecharse unos 40, por contraerse al periodo que 
nos interesa. Los hay anónimos y de escritores bien chapados, alemanes, 
franceses, ingleses y portugueses. 

Para formarse clara idea de nuestra España de 1800 á 1810, consúltense 
los más importantes de ellos. 

De la misma publicación, año 4.°, 1897, pág. 129: 

Retraites du Roí Joseph et du Maréchal Soult dans le-royaume de Valen- 
ce, par Franfois Rousseau. 

De escaso interés y basado sobre los documentos conocidos. 

Ver en la Revue des Questions historiques, año 38, tomo XXXI, 1904: 
Le clergé franjáis en Espagne, par Víctor Fierre, 



BIBLIOGRAFÍA 47 

No estorba su lectura. Ella nos da una faceta de la psicología de nuestro 
pueblo en vísperas de su gran conmoción nacional. 

El autor discurre acerca de los emigrados eclesiásticos y de su estancia 
en nuestro país, haciendo resaltar con tal motivo también las cualidades del 
alto clero español, sobre algunas de cuyas más insignes representaciones da 
noticias que deben recogerse. 

Tomo IX, pág. 163, año 1901: 

M. dk Norvins et les Princes d'Espagne á Rome (181 i-i 81 3), par Geoffroy 
de Grandmaison. 

Se refiere á la Reina de Etruria y al Rey Carlos IV. Muy documentado. 

Tomo LIV, año 1893, pág. 484: 
Napoleón, son caractére, son role historique, de Mariits Sepeí. 

Trabajo muy madurado, que se basa en buenas obras y sirve para pene- 
trarse bien de uno des géants de Fhistoire humaine. 

La Politjque Coloniale de Napoleón I er , par Ifenri Froidevaux ,pdg. 608, 
año iqoi. 

Con ocasión de analizar el libro de Gustavo Koloff sobre este asunto, el 
articulista entra á fondo en la materia. Leyendo el trabajo, se echa de ver la 
perturbación que la guerra de España produjo en los propósitos y en las em- 
presas del Emperador. 

Un envoyé de Napoleón en Espagne en i 8 10 (Carrion-Nisas), par Geojtroy 
de Grandmaison. 

Tomo LXII, 1897. 

Aun cuando se refiere á época posterior, da idea de personas y de cosas, 
contribuyendo á crear el ambiente de realidad que se necesita para juzgar 
bien de hombres y acontecimientos. 

De la Revue Historique: 

Año 27, tomo LXXIX, Mayo-Agosto igo2. Lucien Bonaparte et Napoleón en 
i 807, pág. 57. 

LucihN Bonaparte a Florence (ij Abril, 5 Noviembre 1808, pdg. 324). 

Sirven para ilustrar el imbroglio del Emperador en los enlaces de sangre 
con nuestra familia Real, y sus maquiavelismos para sustraer, alterar y restar 
coronas, comarcas y reinos. En esto sólo radica el valer de estos trabajos, 
bien documentados, de Paul Marmottan. 



48 BIBLIOGRAFÍA 

El que desee orientarse en el punto sobremanera luminoso de la influen- 
cia que alcanzaron las sociedades secretas en la Revolución y sus reflejos im- 
periales en Europa, vea un artículo de la Revue Historique, año 31, tomo XC, 
(Enero-Abril 1906), pág. 161, de Mr. Georges Bourgin. 

Da muchos rastros bibliográficos. 

Tonto XXIV {Enero-Abril)^ 1884, pág. 308: Docwments sur le Premier Empi- 
RE, par Alfred Stern. 

Contribuyen á esclarecer las ideas respecto á la fermentación del espíritu 
nacional en Prusia, reflejo de los acontecimientos de la Península. 

Puede espigarse en la Revue des Deux Mondes, y sobre este negocio de la 
Iliada imperial y de sus representantes y actores, se hallarán abundantes y 
buenos materiales. 

Ejemplo de ello: 

Tomo CXXV, año 49, 18Q4, pág. 241, un interesantísimo trabajo de Entile 
Ollivier sobre Talleyrand, en que le retrata con rasgos duros y colores bien 
oscuros, pero dándole su verdadera fisonomía. En él se proyecta alguna luz 
sobre su fatal influencia en los negocios de España. 

Tonto CXXX V, año 56, i8qó, pág. 206, Mr. Valbert esboza las relaciones 
entre Napoleón y Caulaincourt, Duque de Vicenze, hombre de lealtad é 
hidalguía tan relevantes. 

También proyecta alguna claridad sobre el eco que tuvo en Europa el 
alzamiento de España. 

En otros tomos, como e\ CXXI, CXXTV, CXXV I, CXXVIII, CXLV y 
CXLVTTT, se insertan también trabajos sólidos acerca de las fases de las gue- 
rras napoleónicas y de las misiones al través de Europa de los sectarios del 
Emperador. 

Le Coiirespondant. Año 1807, pág. 228. — *Les Troupiers de l'Entpereur, par 
Louis Madelin*. 

Entretenido estudio, que analiza y entresaca los Cahiers y las Méntoires de 
los Coignet, Fricasse, Pasquín, Routier, Pils, Rattiers, Frangois le Dromadaire, 
el húsar Bangotsky, el manco Chevillet... 

Da el aire y el corazón del grognard, y sirve para ver la apoteosis de la 
batalla, el ambiente de aventuras y los rigores de bregar tan cruento, con el 
mismo vigor y con mayores encantos que nos reprodujeron la Iliada con sus 
pinceles y su pluma, Raffet y Vernet, Hugo, Béranger, Delavigne y aun el 
gran realista Balzac... 

Napoleón en Espagne (Novembre 1808-Janvier 180Q), par Geoffroy de Grand- 
ntaison. 

El mayor mérito de este trabajo consiste en haber agrupado esquemáti- 



BIBLIOGRAFÍA 49 

camente, en 25 páginas, lo que exige para un mediano estudio algunos vo- 
lúmenes. 

En la: 

Nouvelle Revue, igoi, tom. IV,pdg.6oi. 

Un estudio de Mr. Andró Rabel, que presenta muy al desnudo una de 
las mayores lacerías que devoraron al mando francés en la guerra de la Pe- 
nínsula: la indisciplina y la envidia de los Mariscales. 

Se encuentran muchos materiales curiosos en las colecciones del 
Carnet de la Sabretache. 

No deja de tener color el manuscrito que publica la 
Revue du Cercle Militaire 
en sus números de Octubre á Diciembre de 1907: De Madrid d Cabrera. 

Obras que tienen relación con los acontecimientos de España, y que, de 
poderse consultar, sirven para dar cabal idea de las escenas del drama: 

MEMOIRES ANECDOTIOUES 8tJB l.IN I'ÉRIEUR DO PALAIS IMPERIAL El SI R (VUEL- 
QUES ÉvÉNEMENTS DI l'EmPIU ihitis 1805 M BQO'aV I . er Mai 1814, par le 
barón Louis Franfois de Bataset, — París, Bandonin, /S'jy. 

Dos volúmenes. 

Le Consulat et l'E.mpire, ou hisioire de la Frange et de Napoleón Bona- 
parte, DE 170/j Á 181 5, par le C. le A. C. I hibaudean . — París, AV- 
ttouard, 183 j . 

Diez volúmenes. 

HistOire de France sous Napoleón (2. a época , i8cr¡-l8l2j, par le barón 
L. E. Bignon.— París, Didoí, 1838. 

Cuatro volúmenes. 

Notice historióle SUR LES i iNANCES DE Francs (De Van 1800 au I." 
Avril 1814), par M. le Duc de Gaetej. — París, Cío, 1818. 

La autoridad del autor avalora lo que dice, \ con ello se evidencia el 
trastorno que la guerra de España llevó á la Hacienda imperial. 

De la obra monumental de Lavisse y Rambaud: 
IIistoire General de Francf. — Parts, Colín (en publicación el tomo I \ '.-. 
Muy conveniente tener á la vista la de Lefebvre: 



50 BIBLIOGRAFÍA 

HlSTGIRE DES CABINETS DE L'EuROPE PENDANT LB CONSVLAT ET l'EmPIRE (l8oO 

i 815). — París, Amyot, 1866-69. 

De las 

Mémoires du Chakcelier Pasquier (Histoire de vion temps), publiées par le Duc 
a' Audífret-Pasguíer. — París, Plon. 

deben verse los tres tomos primeros. 

MÉMOIRES du PRINCE DE T alleyrand, pub /¿ees avec un préface et des notes, par 
le Duc de Broglie. — París, Calman Lézy, l8gi. 

Cinco volúmenes. 

Ver el I y H. 

Huelga toda crítica y toda excitación también. Con el nombre basta para 
comprender la necesidad de repasarlos por lo que á las negociaciones diplo- 
máticas se refiere. 

Buena embocadura, por la calidad científica y política del sujeto y su pa- 
pel en el régimen consular al lado del Héroe, el volumen bien sazonado del 
Conde Chaptal: 

Mes Souvenirs sur Napoleón I er . — París, Plon, i8gj. 

Ningún libro de los consagrados á un asunto determinado de la Epopeya, 
dan idea más completa de los trastornos causados á la política de Napoleón en 
el Mediterráneo y en Oriente, que el de Mr. Driault: 

La Polttique Oriental de NapoiéON. — Sebastiani et Gardane (1806-1808). 

Merece leerse, pues además nos muestra á dos Generales que después 
intervienen en la lucha peninsular. 

De los libros y Memorias escritos por mujeres, en general, deben verse 
de la talentuda madame de Stael: 

Dix ANNÉES d'exil. — París. Treuttel, 1821. 
Bien conocidas y apreciadas. 

De la famosísima duquesa Laura de Abrantes, con un coeficiente de re- 
ducción convencional, léanse: 

MÉMOIRES. — París, Garnier. 

Los tomos V y VI, para conocer la Península, en algunos de sus aspectos 
sociales, antes de estallar los sucesos de 1808. Los siguientes hasta el IX, para 
apreciar ciertos sucesos de los años posteriores. 



BIBLIOGRAFÍA 51 

Aun con el consiguiente descuento, son sobremanera curiosas y regoci- 
jadas... 

De viadavie de Rónusat, sus 

Lettres de 1804-1814. — París, Calmann-Lcvy, 1SS1. 

La posición que ocupaba en la corte imperial, dan á sus impresiones un 
gran atractivo. En el tomo II se hallan ecos de los sucesos de España. 

MÉMOIRES DE LA ComtfSSE PuT0CKa(i 1Qá,-\%20),pubiiées par Casimir Stryieuski. 
— Paris, Plon, iSgy. 

Aunque inferiores á las de madame de Rémusat, atraen, porque reflejan 
el estado de alma de los países donde entraba el Conquistador, el estupor que 
causaba su presencia y su palabra, cuando su figura estaba en el apogeo. 
¡Ya es conveniente para establecer el contraste con lo que acaeció en tal or- 
den de sentimientos aquí en la Península! 

No estará demás pasar la vista á 

Récits d'une tantk: mémoikes ok la Cümii-ssi m Boigrb, nét de Ostáond 
(iySl-lSóó).— París, Plon, igoj. 

Cuatro volúmenes. 

El tomo I es el que interesa, porque abraza este período. 

Finalmente, y con objeto de no hacer interminables nuestras someras in- 
dicaciones bibliográficas, quienes deseen conocer más fuentes para el estudio 
de esta época, acudan á la Hiiu.ioirai'iiik NapolÉOIUENHE, de Xtrcieisen, Paris, 
Chapelot, IQ02; á loa (nademos de Karl U'.I Inrsuiimni, di Leipzig: NAPOLEÓN I, 
y alas entregas publicadas de la BlBUOGRAPHlE DFS Travaux Pubiiks i >k i866 
a 1897, ai Fierre Carón. 



De los libros ó documentos españoles, ciertamente más conocidos entre 
nosotros que los del extranjero, forzoso será indicar los más importantes entre 
la muchedumbre de folletos, manifiestos, proclamas y anónimos que existen, 
enfadosos algunos de ellos por ser eco de rencores y de egoísmos personales, 
sobremanera cautivadores muchos por el fuego patriótica \ por la fe corajuda 
de que son índice, en prosa, en verso, en serio, en broma... Por de contado, 
citáVemos no más que aquellos que puedan contribuir al conocimiento del 
problema en particular, y dentro de él, al hecho que mas singularmente escu- 
driñamos y puntualizamos. Y todo con somerísimas indicaciones. 



52 BIBLIOGRAFÍA 

- Guerra de la Independencia. Historia militar de España, de 1808 á 18Í4, por 

D. José Gómez de Arteche y Moro. — Madrid, 1868- igoj. 

Catorce volúmenes. 

Aunque huelga toda nota crítica, no estorba el decir que es la basa más 
firme y más honradamente puesta en lengua española para el conocimiento de 
la guerra. 

Cuantos vestimos uniforme, jamás pagaremos con la gratitud que me- 
rece la obra del insigne General y patricio, en la que empleó toda su larga y 
útilísima vida. 

Guía seguro, noble, levantado; maestro en re militare, é historiador con 
la sazonada preparación que empresa tan magna requería. 

Para el periodo que analizamos, consúltense los tomos I, II, III, IV y V. 

- Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, por. el Conde 

de Joreno (2. a edición). — Madrid, J. Martin Alegría, 184.8. 

Cuatro volúmenes. 

La intervención del autor en los sucesos políticos del revuelto periodo, 
su calidad, rectitud y talento, colocan esta obra á la cabeza de todas las de su 
índole. 

Juicios de hombres y de sucesos, causas íntimas y datos para otros des- 
conocidos, pudieron y debieron ser en la pluma del ilustre historiador ma- 
teria llana y conocimiento fácil por su alto relieve social y por el trato, dentro 
y fuera de España, con los protagonistas más calificados de la mayoría de los 
hechos. 

Su obra, escrita en la plenitud de la edad y con muchos anos transcurri- 
dos desde la sacudida nacional, con documentaciones, avisos y consejos de 
amigos y de enemigos, tiene un relieve singularísimo que salta á prime- 
ra vista. 

¡Lástima grande que Toreno se dejara llevar de la pasión política á las 
veces y que no diese á su empeño el vuelo y la detención que el asunto re- 
quería! Es tal vez ese de su brevedad sintética su mayor defecto. 

De todas suertes, para hombres civiles y militares del periodo, es un guía 
y calificador insustituible. 

■ Historia política y militar de la guerra de la Independencia de España 
contra Napoleón Bonaparte desde 1808 Á 1814, por el Dr. D. José Mu- 
ñoz Maldonado — Madrid, Palacios, l8jj. 

Tres volúmenes. 
Véanse los dos primeros. 

Mucho más endeble en todo que la anterior. Obra de carácter general, 
«publicada de orden del Rey Nuestro Señor». 
Y no hay que añadir una tilde... 



bibliografía 53 

-Guerra de la Independencia, por D. Miguel Agustín Principe. — Madrid, 
Manini, 1844-lStf. 
Tres volúmenes. 

El segundo es el que nos interesa. 

De carácter general también, ardiente en muchos juicios y por de conta- 
do, escaso en elementos militares. 

Contiene algunos retratos, y malas, pésimas ilustraciones. 

—Resumen histórico de la Revolución de España, año de 1808, por el 
P. Maestro Salmón. — Madrid, Viuda de Baño, 1820. 
Seis tomos. 
De muy escaso valor histórico y de ningún interés militar. 

— Historia de la Guerra di: España contra el Emperador Napoleón, par el 

presbítero D. Juan Díaz de Baeza. — Madrid, fíoix, iSjj. 
Vale poco. 

Ya el autor declara que sigue, copia y reduce, no siempre con arte, se- 
gún nuestro entender, al Conde de Toreno. 

- Memorias de Don Antonio Alcalá Galiano, publicadas por su hijo. — Ma- 

drid, Rubiños, 1866. 

Dos volúmenes. 

Del primer tomo pueden utilizarse con provecho los veinticinco capítu- 
los primeros. 

La condición de la familia del autor, su precocidad, el haber presenciado 
hechos y conocido y tratado á la mayoría de los personajes de la época, dan 
á sus relatos é impresiones mucha significación, contribuyendo sobremanera á 
tomar la fisonomía de la sociedad, de la corte y del país. 

Cierto que, para el aspecto militar del problema, carecen de positivo in- 
terés; pero quien desee conocer la entraña de donde salían los guerreros de 
la época, debe engolfarse en la amena y realista lectura de estas Memorias. 

Del mismo carácter es su 

Historia de España. — Madrid, Sociedad Literario, 1844-1845. 
Ver solamente los tomos VI y VII. 

-Observaciones sohre la historia de la Guerra de España, que escribieron 
los Sres. Clarke, Sonthey, Londonderry y Napier, publicadas [en Londres el 
aiio de I&2Q, por D. José Canga Arguelles. 

Tres tomos. 

El I, en Madrid. Miguel de Burgos, 1833. 

Los II y III, en Madrid. Calero, 1835 y 183G. 



54 BIBLIOGRAFÍA 

Como defensa del honor de la nación española contra las injustas acusa- 
ciones que le hizo la rivalidad extranjera, la obra es muy simpática. 

Pero tiene, además, el mérito de ajustarse á la verdad y de aportar mu- 
cho dato para el conocimiento exacto de cuanto se relaciona con la lucha, lo 
mismo en cuanto al temple de la raza se refiere, que por lo que tiene relación 
con las campañas en sí, con los auxilios venidos de Inglaterra y con otros as- 
pectos sustanciales del negocio. 

Canga Arguelles escribió, además, algunos folletos de carácter econó- 
mico, referentes al mismo periodo. 

'Historia de la Guerra de España contra Napoleón Bonaparte, escrita y 

publicada por orden de S. M. por la tercera Sección de la Comisión de Jefes 

y Oficiales de todas Armas, establecida en Madrid a las inmediatas órdenes 

del excelentísimo señor Secretario de Estado y del Despacho Universal de la 

Guerra (tomo I, Introducción). —Madrid, imprenta de Burgos, 1818. 

Se atribuye á D. Francisco Xavier de Cabanes. 

Dolor fué que esta obra se atascase en el primer tomo. Porque con tal 
base, hubiera resultado un monumento al esfuerzo español, verdadero hito, 
además, de la mentalidad del núcleo de Jefes y Oficiales que trabajó con 
Cabanes. 

Hay en ese tomo rumbos de crítica histórica y militar bien sazonada, 
pese á la mordaza que necesaria y fatalmente representaba el Deseado. Se lee 
con gusto y con provecho entre la enfadosa y raquítica producción de aquellos 
tiempos, harto prematuros en verdad, para acometer tan magna empresa. 

■ Estados de la organización y fuerza de los Ejércitos españoles belige- 
rantes en la Península dorante la Guerra de España contra Bona- 
parte, arreglados por la Sección de Historia Militar en 1821. — Barce- 
lona y Brusi, 1822. 

Fuente, en verdad, única, á la que todos han acudido y á la que habre- 
mos de acudir siempre, para saber la composición de las fuerzas organizadas 
que presentamos durante la guerra. 

Complemento digno de la anterior Historia, muerta apenas nacida. 

Cuadro histórico cronológico de los movimientos y principales acciones 
de los Ejércitos beligerantes en l\ Península durante la Gwerra de 
España contra Bonaparte, formado por la Sección de Historia Militar, 
una de las que componen la Comisión de Jefes y Oficiales de todas Armas, 
establecida d las inmediatas órdenes del Ministerio de la Guerra. — Año 
de 1808. 

Trabajo ingenioso, y que supone una pesada labor en sus autores. Pero 
nada más. 



BIBLIOGRAFÍA 55 

■ Re ales órdenes de la Junta Central Suprema de Gobierno del Reyno y 

REPRESENTACIONES DE LA DE SeVILLV Y DEL GENERAL CASTAÑOS, ACERCA DE 
SU SEPARACIÓN DEL M \NDO DEL ExERCITO DE OPERACIONES DEL CENTRO, 
CON LAS DEMÁS CONTESTACIONES gUE HA PRODUCIDO ESTE ASUNTO. — AflO 

de i8og. (Sin pie de imprenta.) 

Imprescindible, de gran relieve, para el pleno conocimiento de querellas, 
hombres y operaciones en el periodo que analizamos. 

Su lectura es una clara revelación de lo que eran los Generales y los 
Ejércitos que oponíamos al Gran Capitán de la humanidad. 

Lo hemos completado, según se verá, con investigaciones novísimas y 
personales. 

-Manifiesto que presenta Á la Europa el Capitán General de los Reales 
Ejércitos Don Gregorio García de la Cuesta, sobre sus operaciones mili- 
tares y políticas, desde el mes de Junio de iSoS hasta el día n de Agosto de 
l8og, en que dejó el mindo del Fjército de Extremadura. — En Valencia, por 
José Ferrer de Orga, ¡Su. 

Aun cuando se contrae mis particularmente á la campaña de 1809, sobre 
la cual acompaña documentos, su lectura da el ambiente de lo que era la mo- 
ral del alto mando al iniciarse las operaciones contra Napoleón. 

Debe verse. 

-Manifiesto de las operaciones del Ejercito del Centro, desdi bl día 3 di 

DICIEMBRE DE 1808 HASTA EL 17 DI FEBRERO DI [8 m, Reimpreso en Valen- 
cia por Francisco Brusola, año MDCCCXI. 

(Lo firma el Duque del infantado, en Sevilla, 2 de Julio de 1809). 

Importante para apreciar qué fué del Ejército del Centro, después de 
lúdela y operaciones realizadas, á fin de salvar á Madrid, batalla de Uclés y 
retirada hacia Sierra Morena. 

Contiene la documentación principal de aquellos sucesos y de las opera- 
ciones con ellos relacionados. Además, retrata de cuerpo entero al linajudo 
caudillo. 

■CONTESTACIÓN AL MANIFIESTO DEL EXCMO. Sr. DUQUE DEL INFANTADO, DADA POR 

D Francisco Xavier Venegas, en la parte que tiene relación con su 
conducta.— Año 1810. (Sin pie de imprenta.) 

Además de los datos que aporta sobre la retirada de Tudela y acciones 
de Tarancón y Uclés, es un nuevo documento demostrativo de la deplorable 
moral que reinaba en el mando supremo de los Ejércitos españoles de en- 
tonces. 

Completa el anterior. 



56 BIBLIOGRAFÍA 

.Relación de la retirada del Exercito del Centro, desde la orilla del Ebro 
hasta LA CIUDAD DE Cuenca. — Madrid, Repullés , 1815. 

Folleto curioso y conveniente para juzgar la retirada de Castaños y el 
combate de Buvierca. 

Apuntes históricos sobre i. as operaciones del Ejército de Galicia, desde su 
organización en Julio de 1808 hasta Noviembre del mismo año en que se 
entregó su mando al teniente general marqués de la romana, bajo la 
DENOMINACIÓN DE Ejército DE La Izquierda, artículos publicados en la revista 
Asamblea del Ejército, año i8§y, tomos II y III. 

Por el asunto y por publicarlos el hijo del que mandaba en Zornoza y 
Espinosa, es un documento de primer orden. 

Se deben al Capitán de Estado Mayor D. Joaquín Blake y Orbaneja, 
quien hizo de ellos un folleto. — Madrid, Rivadeneyra, 1858. 

Avisos militares al Exercito de la Izquierda para la presente guerra, escri- 
tos por el primer Ayudante general D. J. M., Teniente coronel de Artillería, 
después de la retirada del Exercito sobre León en Noviembre de 1808. — 
Tarragona, imprenta de la Gaceta; reimpreso en Cádiz. Gómez de Regue- 
ra, 18OQ. 

Es el ansia de un soldado que vio los desastres del Ejército por su falta 
de instrucción y disciplina, y que busca el remedio mediante un cambio ó 
perfeccionamiento de métodos. 

En tal sentido, las 19 páginas del folleto son de verdadero interés y ha- 
cen honor á su autor, sirviendo de buen apéndice al trabajo de Blake. 

Se atribuye con razón á D. Joaquín Moscoso, y fué mandado imprimir 
por el Marqués de la Romana, quien, escarmentado en cabeza ajena, quiso va- 
riar los procedimientos de guerra contra el Titán. 

Batalla de Tudela, ocurrida el 23 de Noviembre de 1808. — En la revista 
Asamblea del Ejército, año de l8§J, tomo II. 

Es un trabajo hecho en 1850 como consecuencia de un reconocimiento 
topográfico realizado de aquellos campos. Discreto y utilizable. Su autor, 
D. Alejandro Planell. 

■Historia re las operaciones del Exercito de Cataluña, En la Guerra de 
Usurpación, por el Teniente coronel D. Francisco Xavier Cabanes. — Impreso 
en Tarragona en 1809; reimpreso en Barcelona, Brusi, 1815. 

Más que como elemento histórico para utilizado en la campaña que nos 
ocupa, el trabajo de Cabanes debe tomarse en cuenta como noticia crítica y 



BIBLIOGRAFÍA 57 

signo de una mentalidad, por así decirlo, esporádica, que ya entonces se for- 
maba en el Ejército, á pesar del medio y de los prejuicios. 

Por la misma razón debe pasarse la vista, entre las publicaciones de Ca- 
banes, á la 



-Campaña dk Portugal f.n 1810 y i 8 i i , traducida ael francés al castellano y 
aumentada con varias notas por el Brigadier D. Francisco Xavier de Cada - 
nes. — Madrid, Collado, 1 8 1¿. 

-Memoria ackrca del modo dk escribir la historia militar de la última gue- 
rra entre España y Francia, por el Brigadier D. Francisco Xavier de Ca- 
banes. — Barcelona, Brusi, 1816. 

En este folleto hay materias para conocer el concepto de la historia mili- 
tar y los elementos de trabajo que entendía deberían emplearse, uno de los 
jefes más ilustrados de nuestro Ejército. 

Cierto es que anda despistado en cuestiones capitales; pero no lo es me- 
nos que, en la orientación general, marchaba bien el jefe de Estado Mayor 
que fué del primer Ejército de operaciones. 



'Manifiesto dbl Duque de Ai.burquerquk acerca di; su conducta con la Junta 
DE CÁDIZ Y ARRIBO DEL Exkrcito de SU CARGO k AQUELLA plaza.— Londres, 
Juigné, 1 8 10. 

Habida cuenta del relieve militar de aquel malogrado General y de los 
hechos á que se refiere, es una buena pieza para conocerlos, siquiera no se 
contraigan al periodo que nos interesa. 



Varios, Colección de monografías históricas referentes á los sucesos del año 1808 
d 1814. 

Siete volúmenes (B. del D.° de la G.) 

Están mezcladas berzas con capacha. 

Folletos anónimos de carácter político y de polémica, descargos y mani- 
fiestos de Abello, Rodríguez de la Buria, Copons y Navia, Vallestems, Oliver. 
Marqués de Campo Verde, Sarsfield, Claros, Garcini, García de la Cuesta, 
Garda del Barrio, Venegas, [báñez, Hore; impresiones acerca de los sitios de 
Ciudad Rodrigo Tarragona, Tarifa, Badajoz, Lérida, Monzón y liequinenza, y 
acciones de Castalia; documentos de Juntas y papeles que en montón ilustran 
sobremanera en diversas fases del problema. 



58 BIBLIOGRAFÍA 

- Demostración de LA lealtad española, colección de proclamas, bandos, órdenes, 
discursos, estados de exercitoy relaciones de batallón píibücados por las Jun- 
tas de Gobierno ó por algunos particulares en las actuales circunstancias . — 
Cádiz, Xinténez Carreño, iSoS. 

Dos volúmenes. 

Aunque muchos de sus documentos son conocidos, es un centón de co- 
sas que sirve para formar claro juicio del estado de los espíritus y del Ejérci- 
to al estallar el alzamiento y hasta la retirada de los franceses al Ebro. 

* Memorias para la historia militar de la Gi'erra de la Revolución españo- 
la, QUE TUVO PRINCIPIO EN EL AÑO DE 1808 Y FINALIZÓ EN EL ÜH. 1814, publí- 
calas el Coronel de los Reales Exercitos D. J. G-M.y S. — ■ Madrid, imprenta 
de Burgos, 181 7. 

Por una nota puesta en la portada del ejemplar, procedente de la Biblio- 
teca de Arteche, de letra del gran historiador, este endeble resumen debe 
achacarse á D. Fernando García Marín, que de escribano de Canfranc pasó á 
Jefe de tropas, y era Teniente Coronel en el segundo Sitio de Zaragoza. 

-Historia razonada de los principales sucesos de la gloriosa Revolución de 
España, por D. José Clemente Camisero. — Madrid, Burgos. 1814. 

Tres volúmenes. 

Este buen patriota escribió otras cosas, también relativas á la .guerra y á 
Napoleón. 

Pero lo de más fuste es la Historia. 

Vida de Napoleón Bonaparte, Emperador de los franceses. La compilaba 
D. P. de A.— Madrid, Albau, 1807. 

Es notable la dedicatoria al Príncipe de la Paz. 

Hisioria de los dos Sitios que pusieron Á Zaragoza en ios años de 1808 y 
1809 las TROPAS de N apolkón, por el cronista D. Agustín Alcaide Ibieca (1). 
— Madrid, M. de Burgos, 18 30-1 831. 

Dos volúmenes y un apéndice. 

Necesaria para el conocimiento de los sucesos, siquiera no nos dé los ele* 
mentos bastantes para el aspecto militar del negocio. 

(i) La Revista de Aragón publicó en 1902 un curieso trabajo acerca del primer 
Sitio de Zaragoza, de Geoffroy de Grandmaison, pág. 517. J - J • 



BIBLIOGRAFÍA 59 

-Los SITIOS DE Zaragoza, Diario de Casa/uayor. — Zaragoza, Biblioteca Argenso- 
la, iqo8. 

Lleva un prólogo y notas de D. José Valenwiela La Rosa. 

Complementa los elementos técnicos y prolesionales, cuyas noticias están 
ya consignadas. 

Casamayor fué testigo presencial de los sitios, vio con honradez, y, dili- 
gentemente, llanamente, narra y dice con sabor y color lo que observó y supo. 

P'lácemes merecen los que han dado á conocer este fragmento, de lo mu- 
cho inédito que existe del benemérito alguacil de la Audiencia. 

-ACONTECIMIENTOS OCURRIDOS EN ARAGÓN DESDE EL AÑO 1 808 HaSTV El l>E 1813, 
INCLUSIVE. — Madrid, Collado, 181 3. 

Folleto que conviene ver, aunque no es de gran sustancia. 

-Relación histórica del Sitio de la plaza de Ciudad Rodrigo, formada por su 
General Gobernador D. Andrés Pérez de Herrasti.— Madrid, Rcpnllés, 1814. 

No hay que agregar una palabra al epígrafe; ella nos da la mejor guía 
para el glorioso Sitio. 

Y para conocerlo técnicamente y completarlo, véase : 

El SlTIO DK Ciudad Rodrigo, ó relación circunstanciada de las ocurrencias suce- 
didas en esta plaza, siendo su Gobernador y Presidente de la Junta Superior 
el Mariscal de Campo D. Andrés Pérez de Herrasti, desde el 2$ de Abril de 
es ti año en que empezaron su sitio los franceses al mando del Mariscal Masse- 
na, hasta 10 de Julio del mismo, que entraron en ella á las siete de aquella 
tarde, escrita por D. Policarpo Anzano, Comisario de Guerra y de Artille- 
ría, etc., etc. — Cádiz, 1810. 

■ BarCíi.on a CAUTIVA, 6 sea Diario exacto de lo ocurrido en la misma ciudad 
mientras la oprimieron los franceses, esto es, desde el 1 3 de Febrero de 1808, 
hasta el 28 de Mayo de 18 14, por el R. P. D. Ray mundo Ferrer, Presbítero 
del Oratorio de San Felipe Neri, de Barcelona, y Vicario que fué en casi 
toda la época del cautiverio, de la Parroquial Iglesia de los Santos Justo y 
Pastor de la misma. — Barcelona, Brn.si, [815-1819. 

No hay que poner aclaración alguna. Por el largo título, se ve la valía de 
este material histórico. 

La completa un curioso folletón del propio Ferrer: 

.Idea de la fidelidab de Barcelona durante su cautiverio á su adorado Rey 
el Señor Don Fernando Vil, también cautivo. — Barcelona, Poca, 1814. 



60 BIBLIOGRAFÍA 

-Historia de i.a Guerra de la Independencia en el antiguo Principado, por 
D. Adolfo Blandí. — Barcelona, Tomás Goschs, 1861. 

Dos tomos. 

De carácter general. 

-Historia Militar de Gerona, que comprende particularmente los dos sitios de 
1808 y l8og, escrita por D. Guillermo Minali, Brigadier de los Reales Ejér- 
citos, Coronel del Real Cuerpo de Ingenieros é Ingeniero comandante de la 
plaza durante el sitio. — Gerona, Figaró, 1840. 

Con el título del trabajo y el cargo desempeñado por su autor, basta para 
considerarle como capital para el estudio de las inmortales jornadas. 

•Relación histórica de las defensas de Gerona en 1808 y 1809, por el Maris- 
cal de Campo D. Miguel de Haro. — Madrid, Núuez, 1820. 

Además de ser relato de un testigo presencial, jefe de una de las unida- 
des armadas que defendieron la plaza, tiene un retrato de Alvarez de Castro-, 
grabado en París por Tardieu y un plano levantado por Bou y grabado tam- 
bién por Tardieu. 

En la Revista de Ciencias Históricas que dirigió Sampere y Miguel, Bar- 
celona, 1886, tomo IV, se encuentra este documento interesante: 

Una carta de D. Juan Rico á Schepeler, en la que le pinta el estado del 
Ejército del Centro cuando en su retirada llegó á Guadalajara, así como el es- 
píritu de sus generales, tan deplorable como el de los soldados. 

En el tomo V de la misma, una curiosa 

Historia Político Crítico Militar de la plaza de Gkrona, del R. P. Manuel 
Cándano, inédita hasta 1887. 

En la Revista Gerona, que se publicaba entre 1880-1 891, hay algunos 
trabajos acerca de los sucesos de la región y, particularmente, de la invicta 
ciudad, sobresaliendo la traducción hecha por D. Enrique Claudio Girbal: 

Sitio de Gerona, extracto de un manuscrito del Conde de Fournds, por G. de 

Montzey. 
que no deja de ofrecer interés. 

El Ampurdán durante la Guerra de la Independencia, 1808 Á 1814, mono- 
grafía histórica premiada por el Centro Artístico-Industrial Figuerense en el 
Certamen literario de 1884, por D. José M ." de Ferrer y dé Lloret. — Barce- 
lona, Bertrán, 1885. 



BIBLIOGRAFÍA 61 

Para el sitio dé Astorga, véase y saboréese, en primer término, el 

- Resumen histórico de su honrado y ejemplar gobernador D. José María San- 
tocildes. — Madrid, i$i$. 

Téngase á la vista también la 

Historia de la M. N., L. y Benemérita Ciudad de Astorga, de D. Matías Ro- 
dríguez Diez. — Astorga, López, IñJJ. 

Y más particularmente la interesantísima y reciente monografía 

— Astorga en la Guerra de la Independencia,/^ D. Ángel Salcedo Ruiz. — As- 

torga, López, 1 901. 

Trabajo que por fondo y forma es de los que deben señalarse con piedra 
blanca. 

-Sitio de Tarragona, lo que pasó entre los franceses y el General Coytre- 
ras que la defendió, sus observaciones sobre la í r r\nci\ y noticia del 

NUEVO MODO DE DEFENDER LAS PLAZAS.— Madrid, /barra, 1813. 
Con ci nombre del autor basta para comprender la valía del documento. 

-Memoria justificativa de la defensa de Sagunto en 181 1, por el General An- 

driani, en refutación de un pasaje d, la historia de la guerra de la Indepen- 
dencia de España, ¡//te dio á luz en [835 A 1837, el Exento, S> . Conde de To- 
reno. — Madrid, Agnado, [838. 
Naturalmente, tiene un sabor personalísimo; pero Be saca fruto de su 
lectura. 

— Exposición de la conducta que ha observado el Mariscal de campo de los 

Reales Exercitos Marqués de Campo Verde, Conde de Santa Gadea, en 
la época queobti vii ii MANDO de Jefe interino del Exercito y Provincia 
de Cataluña y noticias exactas de lo ocurrido en el sitio de Tarragona. 
— Alicante, Carratalá, 1 8 1 1 . 

-Contestación del General Marqués de Campo Verde á varios puntos inju- 
riosos Á su persona, contenidos en el papel que, con el titulo de «La 
Vindicta de su Honor», presento k la nación española el General 1). Pe- 
dro Sarsfiei.D. — Valencia, Monjort, 1814. 

— Representación del Coronel de los Reales Exercitos y Gobernador militar 

Y POLÍTICO INTERINO DEL CORRIGlMIEffTO DE GERONA, D. JUAN Cl\UOS, \ 

S. A. el Consejo de Regencia sobre la exposición que contra éi hizo el 
Makqués de Campo Verde. — Vick, Dorca, 181 2. 



62 BIBLIOGRAFÍA 

-Sucesos verdaderos del sitio y plaza de Tarragona, publícalos el Coronel del 
Regimiento Infantería I." de Badajoz, D. Andrés Eguaguirre, que se halló en 
la misma plaza y se ha fugado del depósito de Soissons, donde se hallaba pri- 
sionero. — Valencia, Ferro, 1 813. 

Todos los papeles anteriores son excelentes piezas para el proceso moral 
y técnico del mando supremo en la porfiada lucha. ¡Qué sabor de boca más 
amargo deja su lectura! 

Apuntes de la vida y hechos militares del Brigadier Don Juan Martín Diez, 
EL <EMPECINADO»,/<?r un admirador de ellos. — Madrid, Villalpando, 1814. 

Siempre conviene leerlos, y para la campaña que nos interesa, por la 
acción del famoso guerrillero sobre las líneas de comunicaciones del Ejército 
francés. 

GlRAL (D. Hilario). Recuerdos de los hechos militares atirante la Guerra de la 
Independencia. 

No conocemos este manuscrito que Arteche debió ver, porque transcribe 
algunos párrafos. 

A juzgar por ellos, Giral era un soldado sencillo y curioso, que ve con 
buen sentido, y cuenta á su modo lo que sabe. 

Correspondencia del General francén Lechí, Comandante de sus tropas en 
Barcelona, interceptada sobre las aguas de la costa de Levante. — Con licencia. 
En la imprenta de Figueroa. 

Son cartas traducidas de 1808, dirigidas por Lechl á Duhesme, que tienen 
aplicación en el estudio de la campaña de Cataluña. 

Los guerrilleros gallegos en 1809, por M. Pardo de Andrade. — Coruña, 
Martínez, 1892. 

Dos volúmenes. 

Aun cuando no tengan una relación íntima con nuestro tema, esos gue- 
rrilleros y abades de 1809, merecen un atento estudio para la campaña de la 
Romana especialmente. 

Resumen de las últimas operaciones del Exercito hasta el 17 de Junio de 
i 8 i i . — En la imprenta militar del ó." Cuerpo. 

Es una publicación oficial del Estado Mayor del 6.° Cuerpo. Si todos lus 
mandos hubieran hecho otro tanto, la guerra de la Independencia tendría 
bases positivas de estudio en su aspecto militar. 



BIBLIOGRAFÍA 63 

• Memorias dki. General Don Francisco Espoz y Mina, escritas por él mismo, 
publícalas su Viuda, Doña Juana María Vega. — Madrid, Rivadeney- 
ra, 185 1. 

Ver no más que los tomos I y II, aun cuando para nuestro propósito 
apenas si puede sacarse algún dato de los primeros capítulos de la obra. 

■Sucesos de Valencia desde el día 23 de Mayo hasta el 28 de Junio del año 
1808.— Valencia, Jardi, MDCCCX. 

Está dedicado este folleto al Marqués de la Romana, y lo suscribe Fray 
Vicente Martínez Colomer, constituyendo un excelente documento para co- 
nocer las ocurrencias de la hermosa ciudad. 

(De su género existen impresos por cientos, referentes á sitios, batallas, 
personajes, planos de campaña, etc., etc. Cuanto más que lo inédito os doble 
de lo publicado.) 

-Manifiesto del Mariscal de Campo Don Luis Alexandro de Hassecourt, 
Comandante g\ ueral de la provincia de Cuenca, e interino del Exercito y 
Reino de Valencia, sobre el cange de su esposa doña María de las A 
Arriaza, con doña María d<. los Dolores Navarrete, mujer de/ Mari/nés de 
Guardia Real, Contúndante de un Escuadrón de Húsares de la (,'uardia del 
Rey Intruso. — Valencia, Esteran, [8] 1. 

Nos da el ambiente de la lucha, pi <\ el hecho en sí, y más aún, por el re- 
lieve de su autor; no estorba el repasarlo. 

Memorias dk los años DK i Si 4 y t820 \l. 24, escritas por el Jen/ente General, 
Excmo. Sr. I). Francisco de Copons y Novia, Comdt tU Jarifa, Caballero 
Gran Cruz de la Real y distin. uida orden española de ( arlos III y de la mi- 
litar de San Fernando y San Hermenegildo. — Madrid, Imprenta y Litografía 
militar del Atlas, [858. 

Publicadas por su hijo, son un elemento para conocer la filiación de hue- 
rta parte de los Jefes de Infantería que figuraban entornes, pues Copons nació 
en 1709, fué cadete en 1 7S4, después de estudiar matemáticas y Arte militar 
en la Academia del l'uerto de Santa María; tomó parte en todas las campañas 
contra la Revolución francesa; asistió ya como Jefe á las batallas de Bailen, 
Tudela y Uclés, dentro de este periodo, así como á las más sangrientas y fa- 
mosas de toda la lucha por la Independencia. 

Su mayor interés, sin embargo, radica en los datos de carácter político- 
militar que contienen, para conocer los accidentes de la segunda época cons- 
titucional. 



64 BIBLIOGRAFÍA 

Instrucción Jurídica al papki. intitulado «El patriotismo perseguido á tray 
ClóN POR la ARBITRARIEDAD Y EL EGOÍSMO,> su autor Don Lorenzo Calvo de 
Rozas, por las injurias que contiene contra el excelentísimo señor Don Fran- 
cisco ¿gula. — Cádiz, en la Imprenta Real. 

Como todos los papeles dados á la estampa por los personajes de primera 
fila de la época, deben hojearse. Algo enseñan siempre, á las veces por defec- 
to. . ¡Era mucho el apasionamiento de los más! 

Lo propio debemos decir de otro folleto: 

Defensa legal del Teniente General de los Reales Exercitos, Conde de Car- 
taojal y de D. Cayetano de Urbina Ministro del Supremo Consejo de 
Indias. — Cádiz, en la oficina de la Viuda de Gómez, año de 1812. 

.Manifiesto de lo que no ha hecho el Conde del Montijo, escrito para desenga- 
ño y confusión de los que de buena ó mala fe le dicen autor de sediciones. — 
Cádiz, 1810. 

¿Del bibliómano castizo y chapado D. Bartolomé José Gallardo? 

Quien quiera que sea su padre, engendró un folleto curiosísimo, que pre- 
cisa tener delante para juzgar al procer celebérrimo en su intervención ner- 
viosa é importante de los preliminares y desarrollo de la guerra. 

Los que deseen formar pleno concepto de la capacidad y aptitud del Ge- 
neral D. Tomás de Moría, aparte sus producciones profesionales, deben ver: 

Justificación que hace á la nación española el Capitán General de Anda- 
lucía, D. Tomás de Morla, acerca de su conducta con Dupont y demás 
Generales franceses. — Cádiz, Casa Misericordia, 1808. 

-Dos contestaciones del Excmo. Sr. Capitán General de Provincia y Gober- 
nador de la Plaza de Cádiz, D. Tomás de Morla, á dos oficios del Gene- 
ral Dupont, sacados de los Diarios que de oficio se imprimen en la 
ciudad de Granada, del 21 y 22 df. Agosto de 1808. — Madrid, Ruiz, 1808. 

Memorial histórico de la Artillería española, por el Capitán de dicha Arma, 
D. Ramón de Salas. — Madrid, García, 1 83 1 . 

Libro precioso y atrayente. Salas, con excelente competencia profesional, 
«sentía» ¡a Patria y la carrera. Como, por añadidura, participó de la lucha y 
conoció á fondo los hombres y las instituciones de la época, nos legó un libro 
de raro mérito, imprescindible para conocer el espíritu, la doctrina y los ele- 
mentos artilleros de entonces, así como algunos hechos de la pelea cruentísima. 



BIBLIOGRAFÍA 65 

Estado Militar dk España, Año ae 1808, en la Imprenta Real. 

Anuario que debe tenerse á la vista para ver en el i>;ipel y de una ma- 
nera aproximada, cuál era la situación militar de España al comenzar la 
guerra. 

(Ver también las Guíen oficiales.) 

El estudio de la mentalidad del Cuerpo de Oficiales y de todo lo que á la 
instrucción de las tropas se uñen', vendrá más adelante, sacado de los re- 
glamentos, ordenanzas, producciones y traducciones que preceden inmedia- 
tamente á la guerra. 

Historia orgánica dk las Armas de Ineant ri\ y Caballería españolas, /w 
el Tenioitt general Cottdt a\ Clonara*. — Madrid, Castillo, 1854. 

Ver los tomos V y VI. 

Lo mismo en la parte histórica que en la orgánica y táctica, la obra de 
honorable y laborioso General satisface poco aun a los medianamente exigen- 
tes. Y no haya más... 

Pueden verse también del propio autor: 

Memorias para la historia de las tropas de la (asa Real de España, es- 
critas por un Oficia i D LA VNT1GUA GUARDIA REAL. — Madrid, Imprenta 
Real 1828. 

Memoria histórica de las Academias \ Escuelas Militares de España, con 

LA CKI u:io.\ V ESTADO PRESENTE DEI ( OLEGIO GENERAL ESTABLECIDO EN 1. \ 

Ciudad i>k Toledo. — Madrid, Colón, 1S47. 

( on todas sus deficiencias, esta última obra constituye un jalón para vei 
cuáles y cómo eran los viví ros de la Ofi< ialidad que en gran pane surtió los 
Ejércitos que presentamos Trente á Napoleón. 

Introducción i'\R\ la Historia m la Revolución de Espa t, por Alvaro Flo- 
res Estrada. — Londres, Juigné, 1S10. 

Desde su punto de vista político, constituye un frontispicio para la obra 
del «alzamiento y <le la revoIu< ion . 

Es lo que podemos decir, habida cuenta de la naturaleza de nuestro 

empeño. 

Al propio género p ( ¡f nece: 

La Revolución actual dk España, bosquejada por />. Francisco Martínez la 
Rosa (tercera edición). — Madrid, García, 1S1 /. 

Mas. por lo que se refiere á la introducción del drama político y militar, 

5 



66 BIBLIOGRAFÍA 

fuerza es recurrir á lo publicado por D. Pedro Ceballos, D. Juan Escoiquiz, 
D. Manuel Godoy, Juan Nellerto, D. Gonzalo O'Farril, D. Miguel José de 
Asanza, Marqueses de Ayerbe y de Lazan, Jovellanos, Calvo de Rosas, Garci- 
ni, etc., etc. 

Rebúsquese en los tomos de la GaCkta df. Madrid, de Julio-Diciem- 
bre de 1808 y de Enero-Junio 1809. 

Ver también los periódicos de la época y, particularmente, el 

Diario de Madrid. 

Comprende desde principios de 1808 á fines de 1814. 

Todo ello, conjuntamente con la lectura de Mesonero Romanos, del Sol- 
dado 1 iejo, natural de Borja, y en genera! de los contemporáneos, que oyeron 
á sus padres ó supieron por sí relatos é impresiones de la «francesada», sirve 
para darnos la expresión de aquella sociedad que produjo los combatientes de 
1808 á 181 4. 

Preciso es recurrir, también para esto, al romance callejero, al folleto anó- 
nimo, á cuanto rodaba, en fin, por las clásicas ciudades españolas, por aldeas y 
por campamentos, ya cjue nuestros asendereados guerreros, apenas si nos de- 
jaron otras señales de su vida que las escuetas y escasas relaciones oficiales. 

Cádiz en la Gukrra de la Independencia, por D. Adolfo de Castro. — Cádiz. 
Revista Médica, 1862. 

Monografía interesantísima cuya lectura seduce porque nos da la imagen 
de lo que era el gran puerto andaluz y capital de la Nación entonces, de su 
influencia en la lucha, costumbres, querellas, donaires y egoísmos de militares 
y civiles... 

De los escritores é investigadores de nuestros días, al primero á quien 
debe acudirse es al académico D. Juan Pérez de Guzmán, verdadero maestro 
en investigaciones históricas y el que mejor conoce en España este periodo. 
Su vasta y benemérita labor, hecha con materiales de canteras cuasi intactas j 
que ya es tiempo y razón de que se coleccione y agrupe para enseñanza de 
todos, anda desperdigada en publicaciones periodísticas, pudiendo citar como 
lo más importante de él, referente al asunto á que nos referimos ó que guar- 
da con él relación: 

En La Ilustración Española y Americana: 
Año de 1905: 

Los retratos de los Reyes. 

El Centenario de Trafalgar. 

Cómo se vivía en Madrid hace un siglo. 



BIBLIOGRAFÍA 67 

Año de 1906: 

El Centenario de El SI DE LAS NIÑAS. 
El Embajador de España en Roma. 
El Picadero Rea/ de Carlos f I . 
Los desterrados de Roma. 

Año de 1907: 

El Toisón y la Legión de Honor. 

Joyas y prendidos de la Reina María Luisa. 

La casa de Lord Wellington en Badajoz. 

La rehabilitación del Principe d< la Paz. 

Las Artes, las Letras y la fundaciones científicas bajo ti Príncipe de la Paz. 

En el periódico \.\ Época: 

Recuerdos diplomáticos dt España. 

En las fronteras de Portugal. — El Príncipe d, la Paz y Luciano Bona- 

partí . — i go< >. 
El cautiverio del Rey /•'< ruando Vil v < / castillo </< / 'al, ttfaj . — 1891 . 
La abijada de ¿María Luisa. — 1902 (l). 
Las alhajas de la Reina (historia inédita). — 1903. 
La misión de Machado á Viena, [1812-IM4).- 1904. 
Dos dt Mayo dt 1808. — En el Parqui deAfonteleón.— igo4-igo$. 
Escenas del Dos de Mayo. — 1905. 
la expansión popular. — ./ las puertas de Palacio — 1907. 

En La España Modi k.n » 
Año de 1905: 

Después di la lucha. 

En la Revista de Archivos: 

Reparación, s á la vida e historia de Carlos I \' y María Luisa (La Pin: 
calumniada). — 1 1 :y 14. 

Entre 1<> más saliente relacionado » ■ ■ n la lucha, sin contar con trabajos 

(i) En prensa estos apuntes bibliográficos, sale un volumen del ilustre vetera- 
no de las letras, Estudios de Carlos IV y Marta Luisa, en el que colecciona algu- 
nos de los trabajos citados. Además se anuncia la aparición de otro libro acerca del 
Dos de Mayo. 



68 bibliografía 

aparecidos últimamente en revistas y periódicos de los Sres. Amador de los 
Ríos y Becker. 

Véase: 

• Mai.luRCa DURANTE la PRIMERA REVOLUCIÓN (1808-1814), por Miguel S. Oliver. 
— Palma, Armengual y Muntaner, igoi. 

El volumen está dividido en cinco libros, á cual más interesantes y mejor 
documentados. 

Trabajo que da la pauta de lo que debían hacer los historiadores ó cro- 
nistas regionales y provinciales. (Ion monografías de este calibre, salidas de 
todos los puntos de la nación, la historia del periodo se haría con base firme. 

Útil y curioso sobremanera, para los militares, el libro l\\, Los p7Ísioneros 
de Cabrera. Aunque deben leerse todos: son provechosos. 

La Rkvista de Archivos, Bibliotecas y Museos, ha publicado: 

Números 1 y 2, Enero-Febrero 1902. 

Más apuntes y divagaciones bibliográficas sobre viajts y viajeros por España y 
Portugal. 

De los cuales pueden aprovecharse algunas indicaciones de libros que no 
conocemos nosotros y que se contraen al periodo que nos ocupa. 

Pueden repasarse otros muchos trabajos, entre ellos: 

-Diario del Sitio de la plaza de Gerona en Cataluña, del año 1809, es- 
crito eu alemán y publicado en Leipzig en 18 J2 por A. 11 . Bucher, Capitán al 
servicio del Ex-Rey de Wesfalia, traducido al español por D. Pablo Miranda, 
Brigadier de los Peales Exercitos y Teniente Coronel del Peal Cuerpo de Ar- 
tillería. — Ano de IÍ14. 

Debe verse, poique es la expresión de un testigo sincero, ya que no por 
otras cualidades. 

Ver también: 
-Relación de lo ocurrido en la Plaza de Gerona durante los célebres sitios 

QUK SUFRIÓ CuNTRA LOS FRANCESeS EN L')S ANOS DE I 808 Y 1809, escrita por el 
Brigadier D. Pablo Miranda, Teniente Coronel del Peal Cuerpo de Artillería. 

(Manuscrito ó copia, existente en el Depósito de la Guerra.) 

Miranda fué Comandante de Artillería de la plaza en ios sucesos de 1808, 
y Mayor de Brigada del mismo Cuerpo en la defensa de 1809. 

Amplió su trabajo durante su prisión en Francia con lo que allí supo y 
leyó de franceses y alemanes. 



BIBLIOGRAFÍA 69 

-Defensa Y sitios de Gerona, en los \fios de 1808 y 1809, dedicados á la me- 
moria de Daoizy Velarde por su compañero de armas y amigo D. José Me- 
drana y Treviño, Teniente Coronel retirado de . ¡rti/lería. 

Inspirada honradamente y muy discreta. 

-Apuntes de un diario de los Sitios de Gerona en 1808 v [809, por D. Barto- 
lomé Amat. 



-Diario de las operaciones dk la División del Condado de Niebi \, que m\ndó 
el Mariscal de Campo D. Francisco d ( opons y Na vía, desde el día 14 
de Abro, de 1810, q ir roMd ei mando, h\stv kl 24 de Enero dk 181 1, que 

PASÓ ESTE GENERAL Al. 5. a E\ERCITO,^<W el Capitán /). José Iháiiez, ingenie- 
ro voluntario, encargado en el diario de dicha división. — 'Jaca, 1S11. 

—Memoria sobre la Guerra de Espaí5 \. La escribió en 30 de 'Julio de 1810 

lebre General Dumourier; la tradujo del francés P. R. de /,. (Manuscrito 
pn icedente de la biblii >teca Artei he 

Para conocer la opinión de aquel vencedor de femmapes, tránsfuga 
pues de su bandera, véase. Es un jalón que mana las condií iones que a la 
lucha dio el carácter nacional y para percatarse de cómo pensaban <le ellas 
generales tan distinguidos. 

Apuntes sobre la Revolución de EspaS \. Manuscrito.) 

Cinco t irnos. 

Discreto y hecho por un testigo presencial con alguna documenta* ion 1 1 
piada de la oficial. 

En el Depósito de la I ruei ra existí- un cuaderno manuscrito, en cuya pri- 
mera hoja, firmada por Qui lee: 

Este cuaderno, contiene di 
i." Noticias sobre la Guerra de la Independencia, en lo que se refiere á la 
Península, p ir D. José Antonio <|<> Iparraguírre. En Guipúzcoa, año de 181 3. 
2. a Noticias sobre la vuelta del Ejército español de Dinamarca, de resul- 
tas de los sucesos de 1808, poi I» Ambrosio de la Cuadra, León, año de 1808. 
Este testigo de vi |uella Famosa retirada, creo que es el mismo sujeto 

que luego fué Ingenii ral. 

En I". iris, en [82 1 se publie >. traduci la al francés por M de la Roquette, 
una relación con el mismo asunto, escrita en castellano pur el Oficial de Arti- 
llería I ). Joaquín de (Asma. 

* 
* * 



70 BIBLIOGRAFÍA 

Gran paite de la bibliografía francesa é inglesa, tiene estrecha relación 
con Portugal; pero para los sucesos desarrollados en el vecino reino, durante 
¡a lucha con los imperiales, conviene ver: 

Las Gacetas de Lisboa de los años 1808 á 1814. 

-Historia Geral da invasao dos franckzes km Portugal f. da restauraqao 
Dr.STE Ri'.lNO, escrita por José Accursio e/as Aeres. — Lisboa, Ferra- 
ra, MDCCCX-MDGCCXL 

Cinco volúmenes. 

Es un antecedente del problema militar, como de su título se des- 
prende. 

Necesario como sillar de todos los sucesos posteriores. 

-Historia da Guerra civil é do establecimento do Governo parlamentar de 

Portugal, por Limao José da Luz Soriano. — Lisboa, Imprenta Nacional* 
1 870- 1 8 76. 

Los cinco volúmenes primeros se contraen á todas las campañas de la 
península y del Mediodía de Francia. 

El autor tiene una tendencia patriótica, que á las veces daña á la verdad 
histórica. 

Pero no se puede negar el valer ni el calibre de la obra, presen- 
tada, además, en buena edición y con planos de los principales hechos mi- 
litares. 

-Historia política é militar de Portugal, desde os fins do XVIII seculo 
até 1814, por José María Latino Coelho. — Lisboa, Imprenta Nacio- 
nal, 1874. 

Dos volúmenes. 

Obra de un profesional, y de un hombre versado, además, en otras cien- 
cias, pues sabido es el relieve que Latino Colho tiene en la moderna cultura 
lusitana. 

Por ello es de calidad su tarea, y deben consultarla los que deseen em- 
paparse en estos problemas. 

HISTORIA de Portugal, /or M. Pinheiro Ckagas. — Lisboa, Da Empreza. 

Es de carácter popular. El tomo XI es el que desarrolla el período de la 
guerra 

No constituye. sillar para ningún trabajo serio; pero no está mal hecha, 
aun cuando generalmente sigue á da Luz Soriano. 



BIBLIOGRAFÍA 71 

-EXCERPTOS HISTÓRICOS E COLECQAO DE DOCUMENTOS RELATIVOS Á GUERRA DENOMI- 
NADA da Península e as anteriores de i So i do Roussillon e Catalunha. — 
Lisboa, i8ój. 

Naturalmente, sólo debe hojearse la parte de la guerra peninsular. 

-Apontamentos para á Historia da Legiaó Portugueza ao servizo de .Y\- 
poleao I. — Lisboa, Imprenta Nacional, 1&65. 

Están sacados de la relación del teniente I heotonio Banha, \ ordenados 
por el Capitán Claudio de < haby. 

Aunque Banha era un muchacho cuando los sucesos de 1808, son sus im- 
presiones de visa, un elemento más para darnos la fotografía de los suo 
del tiempo. 

Como complemento, aunque basada en gran parte sobre la obra de 
Boppe, citada en la parle francesa, ver: 

A Legiao Portocueza ío servido de Mapoleao, 1808-1813, por Ribeiro 
Artlmr. — Lisboa, Ferin, iijoi. 

Se ciñe á las memorias de los legionarios Theotonio Banha y fosé Gai 
s, y á la obra de Boppe. 

Claro es que tiene po< .1 relación con los sucesos de la Península, peí 
un índice del brío de l<>> portugueses, que uncidos al carro imperial, pelearon 
en Wagram, en Smolenko, en la Moskowa y en el Beresina. 

—COLLECCAO DAS 0RDEN8 DO DÍA DO ILLO8TRI8SIH0 1 i:\nai.ENTISSI.\IO SENHOR GüIL- 

111 km i Caro Berísford, Commandante bm Chefe dos kxercitos de 
S. A. R. ó Principe regí sv NOSSO BBNHOR. — Anua l8og. Imprensa do quar- 
tel general. 

I )e indiscutible interés militar. 

Claro es que esta documentación nene su esencia en las obras runda" 

mentales de los ingleses. 

*»ESTUDIO HISTÓRICO SOBRE A CAMPA UNA DO MaRBCHAL SOULI \l PORTUGAL CONSI- 
DERADA ÑAS SÜAS RELAi ÍES CON A DEEBZA DU OPORTO, Por '. P. lar, ira, 

Teniente- Coronel do Carpo do Estado- Maior. — Lisboa, Cooperativa Mili- 
tar, i8q8. 

Buen modelo, documentado y con doce croquis, para el estudio de la 
frontera septentrional, como caso concreto de operaciones que tengan por 
rumbo < )porto. 

Lineas del Miño y del Av< icundarias en los alrededi 

de la gran ciudad del Duero, ofensiva de Wellesley y Beresford, retirada de- 



72 BIBLIOGRAFÍA 

sastrosa de Soult, todo está puntualmente estudiado y robustecido con abun- 
dantes documentos. 

Es, pues, este volumen muy esencial para el estudio de la interesantísima 
campaña de comienzos de 1809. 

-Memorias pe um Ajüdante de Campo. — Chronica Pittoresca da Terceitu 
[NVASAO Franzeza. — Lisboa, M. Gomes, i8g¡. 

Dos volúmenes. 

Tiene una tendencia patriótica y vulgarizadora de los hechos, sin alcance 
histórico y crítico basado en investigaciones detenidas y personales. 

Sigue en sus narraciones pintorescas á los conteurs imperiales, principal- 
mente Marbot, aunque tomándolos desde el punto de vista portugués. 

En la Revista Militar Portuguesa se hallan algunos materiales aprove- 
chables, particularmente trabajos de Antonio Florencio Sousa Pinto. 

* 
* * 

Las condiciones en que se hallaba Europa frente á Napoleón, y la natu- 
raleza y duración de la Guerra peninsular, hacen que su literatura se extienda 
por muchos países, habida cuenta de que en nuestro sucio pelearon represen- 
tantes de todas las naciones principales. 

Sólo enumeraremos las obras más esenciales, con una somerísima indi- 
., . * 

cacion. 

■ StORIA DELLE CAMPAfiNE V. DEGÍ.I ASSKDI DEGM ÍTALIANI 1N SPAUNA DA!. 1S0S AI. 
181 3, de Camilo Vacani. — Milano, Tendler, 18J.5. 

Es la más concienzuda que, tocante á la Guerra peninsular, existe en len- 
gua italiana. 

Constituye, además, un testimonio fehaciente de los hech >s, singular- 
mente de los de Cataluña, pues sabido es que Vacani tomó parte en ellos. 

Su obra está enriquecida con un excelente atlas, que contiene: 

Un mapa general de España. 

Otro ídem de Cataluña. 

Otro de Barcelona y sus alrededores. 

Otro de la batalla de Valls. 

Otro de Valencia y su campo. 

Otro de Tarragona y sus alrededores. 

Otro del castillo de Hostalrich. 

Croquis de Palamós, San Feliú, Tosa y Baguer. 

Otro de Tortosa. 



BIBLIOGRAFÍA 73 

( Uro de Tarragona. 

Otro de Figueras. 

Otro de Bilbao. 

Croquis de Peñíscola, Lérida y Burgos. 

Puede verse también: 

-Studi sulla Guerra dIndependenza ni Spagna e Portugallo, scritti da un 
(JFFIZIALE italiano, 'I orino, Stamperia sociale, iS/y. 

Compendio hecho con las principales obras francesas, inglesas, españo- 
las \ alemanas hasta entonces publicadas, á la vista. 

SOCRCES DoCUMENTaIRKS CONCBRNANT L'HISTOI.IK OU RÉGIMENI DKS * HBVAU-LÉ- 

GER8 CE la Garde i>k Napoleón I, par AUxanirt Rembowski (Editión de 

la BiBI.IOTHF.QUK mi MaJORAT KRASINSKI \ VaRSOVIB). — Varsovic, Rnbiezs- 
zvski it Ck. Wrotnowski, i8gg. 

Debemos á la amabilidad del (onde Adáro Krasinski esta hermosa obra, 
riquísima en documentación yin ilustraciones, espléndido homenaje al hen 
rao <li' las fuerzas polacas .il servicio del Emperador. 

Claro es que el asunto principal del libro es Si imosierra; pero da muchos 
datos sobre toda la campaña personal del Emperador y sobre "ti"s sua 
de nuestra guerra que I" avaloran sobremanera, elevándolo á la categoría de 
uno de los documentos esenciales para el estudio que hacemos. 

Salvo el prefacii >, escrito en polao >, lo demás está en francés, lo cual faci 
lita el estudio de este espléndido y voluminoso trabajo. 

Pueden ver, aquéllos que deseen algún dato más, la obra de Sulima: 
Dik Polen in Si'wkn. [808-1814 Warsckau, 1888. 

I. s que deseen conocei el interesantísimo asunto de la estancia y vicisi- 
tudes de nuestros compatriotas en Dinamarca, además de la bibliografía es- 
pañola \ fran< isa, deben leer con detenimiento la obra del profesa ir del Gim- 
nasio de Odense, Kail Schmidt: 

De Frkmmed:-: Taorpiuí: < >phoi di i > \nm \kk. i [81 

l'.l autor, no sólo estudia la estam 11 de las tropas extranje .1- en I )¡na- 
marca, en 1808, sino <jue, ademas, sigue el rastro á I os españoles hasta dejar- 
los en el Regimiento José Napoleón. 

Es libro muy interesante y simpátii o. 



74 BIBLIOGRAFÍA 

Ver también: 

Napoleón och Wellingtdn pa Pyreneiska, G. R. Lagerhjelm. — Skockholm, 
Halfon, i88q. 

Aunque es un mero paralelo de los dos capitanes. 

* * 

Las fuentes alemanas son, naturalmente, más copiosas y variadas. 

Por de contado, la bibliografía napoleónica, en general, es riquísima y 
concienzuda. 

Ciñéndonos á nuestro asunto, las obras que muy particularmente 
nos interesan, son: la más principal, más autorizada y discreta, la de 
v. Schepeler: 

Geschichte der Revolution Spanien und Portugals, und Besonders des 
daraüS entstandenen KrieGes, Berlin-icnd-Posen-Mittler, 1827. 

Varias ediciones. 

Bien vertida al francés bajo la dirección del autor. 

Se lee con provecho y gratitud por los españoles. 

Der Befreiungskrieg der Katalonier in den Jahren, 1808-1814, VonH.v. 
Staff.— Berlín, Mittler, 1825. 

Aunque no tiene el valor de la de Schepeler y se contrae á sucesos de 
una región, está bien hecha. 
Lleva varios planos. 

La obra de A. Maaj: 

Geschichte der Schweizer truppen im Kriege Napoleons I in Spanien und 
Portugal (1807-1814), Biel-Bema, i8g2. 

Da mucha luz, particularmente para los sucesos de 1808. 

Der Siebenjahrige Kampf auf der Pyrenaischen Halbinsel vom Jahrh, 1807 
BIS 1 8 14, besonders meine eigenen Erfahrnngen in diesem Kriege nebst Be- 
merkungen iiber das Spanische Volk uní Land, von hr. Xab Rigel Grossher- 
zoglich-Badischen Hauptinann, des Carl-Friederich-Militár- Verdienst, und des 
Kaiserlich- Russischen. — Rastatt, Kosten des Werfassers, i8ig. 

Tres tomos. 

Observaciones y relatos de la guerra y del país por un capitán badense, 
imparcial y sensato por regla general. 



BIBLIOGRAFÍA 75 

Tagebuch eines df:utschen offiziers über seínen feldzug in Spanien ra Jahr 
1808, Herausgegeben von P. 7. Rehfues, fíofrath des KroHpinzen von Wür- 
temberg. — Nürnderg, Riegel y Wienor, />'//. 

Otro diario de un oficial alemán acerca de la campaña. 
Geschichte der Koniglich Deotschen Legión von N. Ludi.ow Bearnisch 

MlTGlIED DRR KONIGUCHEN GeSKLLSCHAFT DER WlSSENsCII AF1T.N UNO KoM 

(.1 icii GrossbrithNISCHeh Major \. D., ffannover, im Verlage der 
Hahrischen Hofbuchhaudlung , 18 < -'- r<5? 7. 

Existe una edición en inglés. 

Como historia general de la Legión, sólo deben verse los capítulos de 
cada uno de los tomos (son dos) que se contraen i España. 
Excelente instrumento <lc trabajo. 

PlE OPERATIONEN WlLLINGTONS DND SOIH.TS l8og UND iNu IN IIIRER STRATE- 
GISCHEN Parallele, von v. Roessler. — Berlín^ ñíttt/er, 1894. 

Ya lo dice el título: un paralelo, bien hecho por cierto, cutre la estra- 
tegia de li 's d"s ( audillos. 

Publicado en los suplementos del Mu itar-Wochenbla ir. 

TaGEB'JCM BINES RHEINBUND-0FFIZIER8 AU8 DEM FELDZUGE GEGI N SPANIKN UND 
W&HRKND SPANIEN UND BNGLISCHER KuiECS - GEPANGENSCHAfT, 1808-1814, 
von G. //. Barkkausen. — Wiesbaden, Bergman, igoo. 

( »tro ejemplar de memorias personales de un oficial; publíi alas su nieto. 

Lkben und Wirken des Generala der Infanterie und ¡íommandibríndeii Gb- 
berals des V Armee cokps Karl von Grollman, Ritter oes ¡10/101 ordens 
von Schwarzen Adler in Brillanten ron E. von Conrady General der Infan- 

teric z. I). — Bcrlin, Mittler mu/ So/iu, i8q6. 

Ver solamente el primer tomo, y en particular para* el sitio de Cádiz y 
operaciones de Blake en Valen i 1; además para la batalla de Albuera. 
La alta personalidad de Grollman, ahorra más comentarios. 

■■:■ 
* * 

La bibliografía británica de la Guerra de la Independencia es abundan 
tísima, como es lógic >, babi la cuenta de la intervención de Inglaterra en el 
peí iodo napoleónico. 

Nosotros sólo registraremos lo más esencial. 



76 BIBLIOGRAFÍA 

-HlSTOIRE DE LA GUERRE DANS LES PÉMNSULE ET DANS LE Mlül DE LA. FRANGE 
depnis l'année iSoy jusqit á l'année iSl-f.; public a Londres, par W. F. P. 
Napier, lientenant-colonel, traduction revue, corrigée, et enrichie de notes par 
M. le lieutenent- General C. te Mathieu Ditmas. — París, Ireuttel et Würztz, 
1828. 

Trece volúmenes. 

Véanse i.°, 2° y 3. 

Damos la anotación francesa, porque es la que aprovechamos. 

Existen varias ediciones, y lo propio acontece con la inglesa. 

Es la clásica; pero sabido es el apasionamiento del autor hacia los espa- 
ñoles. Por eso, aun aprovechando sus riquísimos elementos, hay que tomarla 
con un gran coeficiente de reducción. Lo doloroso es que, cual acontece con 
todas las obras fundamentales, ha servido de base para los escritos de muchas 
gentes de diversos países y tiempos. 

-The Dispatches of fjeld Mvrshal rae Duke of Wbllington, during kis va 

rious campaings in India, Denmark, Portugal, Spain, the Loza Countries, and 
Francc. Conipiled /rom official, and other authentic docnments, by Colonel 
Gurwood. C. B. K. C. 7. S. — London, Jnnnivall, and Parker, ii/f- 

Ocho volúmenes. 

Base segura, de las más indispensables para el conocimiento á fondo de 
la guerra Peninsular. 

Véanse los tomos III, IV, V, VI y VII. 

Buen jalón también la obra de otro contemporáneo, Mayle Sherer : 
-MiLiTARY Memuirs of TftK DUKE OF Welu.niíiüN. — Londres, 1832. 

La obra, muy importante, del Coronel Jones, vertida al alemán y al 
francés: 

-TIistorie de la guerre d'Espane et de Portugal, traduction avec notes, par 
A. de Beanchamps. — París, Mathiot, 1S1S. 

Dos volúmenes. 

Interesa conocerla, lo propio que la traducción de: 

- The HisroRV OF thí Pemnsui.aR WaR, de C. W. Vane, Marquis de L ondonderry 
- — París, Bosange, 182S. 

Porque dada la participación personal de su autor en la lucha, como bri- 
llante jefe de Caballería y ayudante después de Wellington, es un dato digno 
de tenerse en cuenta para las operaciones. 

La campaña de 1808, exige conocerla. 



BIBLIOGRAFÍA 77 

-HlSTüRY OF THE PeNiNSUl.AR WaR, by Robert Sonthey, Esq. Ll. D. — London, 
John Murray, 1823. 

Hay una buena traducción francesa de Lardiew, París, Dupré, 1828. 
Tres volúmenes. 

Ver todo el I y parte del II, y véase á Canga Arguelles para la aplicación 
del consabido coeficiente reductor. 



The Revoi.utions of Spain, from 1808 to the end üf 1836, by W. Walton, 
Esq. — l.nin/oii, Richar Bentley, 1837. 

Los primeros capítulos del primer volumen. 
De carácter general. 



• The History ofthe present War in Spain & Portugal with Memoirs of the 
lifb of the Marquis Wei.lingtun, fy Theophilus Camdeu. — Londón, 
7. Stratford. 

Abraza toda la campaña y contiene varios retratos de generales y algu- 

Di is (llanos. 

Es un buen resumen. 



.Recueil des Discouns puononcés au Parlement d'Angleterre PAR GttHGI 
CaNNINU, traciuit de C cingláis, par Mr. I[iindrj< de Jaitrry . — París, Te- 
ríe l, 1832. 

Dos volúmenes. 

Buen elemento para enterarse < I * * la política de la época. 

Para esto, demás de los historias genei ise la biografía de l'iu, pot 

lord Macaulcy. 



•A narrative of the Campaigns of the Lotal Lusitanien Legión, unoer 
Brigadier General, Sir Robert Wilson, aidk de CáMPOF his Majestv, 
AND KNIGHT i y Tin: ORDERS OF M\RI\ THKRE8A, aM> OF TH8 TOWEH ANO 
SWORD. — London, T. Egerton, i$u. 

No se contrae al periodo que más nos interesa, pío. e> un libro muy 
apreciable, como 1" son las operaciones que realizó su autor en Portugal j en 
España. 



78 BIBLIOGRAFÍA 

Se daban en él valor, inteligencia y tacto de mando. Para la campaña 
del Tajo y batalla de Talayera en 1X09 es muy útil. 



Journal of a Regimental üfficer during ihe recent Campaign in Portu 
GAL AND Spain UNDER LORD VISCOUNT "Wellington, with a corred plan oj 
the Battle of Talavera. — hondón, J. Johnson, 1810. 

No es de gran valor militar. 



. A Treati of the Defence of Portugal, with a Military map of the 

COUNTRY; T0 WICH 1S ADDED, A SKETCH OF THE MANNERS AND CUSTOMS OF THE 
INHABITANTS, AND PRINCIPAL EVENTS OF THE CaMPaIGNS UNDER LORD WEL- 
LINGTON, by William Granville Fliot, captain in ihe rojal Regiment of Arti- 
llery. — London, 7. Egerton, 1S11. 

Arranca el autor del principio francés: Prends moi iel que je snis... 
Para la época en que se escribió, puede pasar. Pero... 
Tiene algunas pinceladas sobre el carácter de los habitantes y 
un mapa. 

— Annals of the Peninsular Campaigns, from MDCCCVIII to MDCCCXIV 

bj the author of Cyril Tkornton, — Edinburgh- London, Blackwood y 

Cadell, MDCCCXXIX. 
1 

Tres volúmenes. 

Es un buen resumen, aunque algo tendencioso, de la campaña. 

— STORIES OF ToRRES-VEDRAS, by Dr. Millingen. — Londres, Clarke. 

Compendio popular bien hecho, de los mejores entre los muchos escritos 
para vulgarizar los hechos del Duque de Hierro. 

Para la campaña de sir John Moore, es interesante ver, primero lo escrito 
á raíz de los sucesos: 

— A Narrative of the Campaign of ihe British Army in Spain gommanded, by 

his Excellency Lient. Gnu ral Su- John Moort K. í¡. etc., etc., etc., Authenti- 
caded by official papers and original letters, by James Moore Esq. — London, 
J. Johnson, iSocj. 



BIBLIOGRAFÍA 79 

LETTERS FROM PuRTUGAL AND SPAIN WRITTEN DURING THE MARCH OF THE 1ÍR1TISI1 
TRÜOPS UNDER SlR JOHN MOORE W1TII A MAP OF THE ROUTE, AND APPROPRIATK 

engravings, (by au officer). — hondón, Printed for Songman, ffurst, Rees, 

and Ürme, l8og. 



A NARRATIVE OF CIRCUNSTANCES ATTEND1NG IHE RETREAT OF THE BR1TISH ARMY 
UNDER THE COMMAND OF THE LATE LlEUT. CÍEN. SlR JüHN MOORE. K . B. WlTH 

A Concise Account of the memorable Battle of Corunna, by II. Milbour. 
ne. — London, T. Egeston, l8og. 



— To the British Nation is pregunteo, by Colonel Venault de Charmilly Knight of 
tht Rqyaland Military Order of St. Louis. The Narrative of his transactions 
in Spaiu with. The Rt. I Ion. John Hookham /■>, >¡ , His Britamc Majesty's 
Miuisttr Plenipotenciary, and Lt. Gen. Sir John Moore, A'. />'. Commander 
of tht British Forces,with tht Suppressed Correspondente of Sir J. Moore, 
bring a refutation of tln Calumnies iuvented against him and pro- 
ving that he never was acqnainted with General Moría. — London, 
S/iury, 1810. 

De ésta debe aprovechan , particularmente, su misión cerca <lr Moore 
en Dicienbre de 1808. 



Pero las obras en que se cifran cuanto nuevamente se ha descubierto 

acerca de los los sucesos de la guerra, en Inglaterra, son: 

• 

- A ITistory of the Pkmnsular Wab, by Charles Ornan, M. .1. feUowoj allsoul s 
collegi and deputp frofessor of modern history (ehicheJe) in tht university 
of Oxford corresfonding member of the Real Academia di la Histot 
Madrid.— Oxford, at tht Clarendon Press, njoi. 

I >"S volúmenes. 

El I abraza, desde el tratado de Fontainebleau á la batalla de la 
Coruña. 

El II, desde ésta á la de Talayera. 

El profesor Ornan, con un método y una claridad envidiables, nos da una 
serie de documentos originales que aportan mucha luz á los problemas que 
caen bajo su examen. El Diario de Vaughan y varios papeles hallados en I 



80 BIBLIOGRAFÍA 

ford y en el Record Office, sirven para rectificar buena parte de las injuriosas 
opiniones de Napier acerca de los españoles. 

Por este hecho, aparte el singular valor do la obra, ya merece nuestm 
cariño. 



Thk DlARY OF SIR JüHN MüORE, edited by major general Sir J. F. Maurice. — 
London, Arnold, igoj. 

Dos volúmenes. 

Es muy interesante cuanto la obra contiene del heroico general brava- 
mente caído en Elviña; pero lo que nos conviene conocer es la parte que 
tomó en la guerra de España, lo cual puede verse en el tomo II. 



* * 



Algún libro de los recientemente publicados, como el de Grandmai- 
son, Espagne et Napoleón (i), hemos dejado de consignar; pero lo más 
esencial para la gran campaña del Emperador en nuestro suelo, anotado 
queda. 

Los instrumentos gráficos de trabajo, tan esenciales en estudios de esta 
índole, abundan del lado francés, inglés y alemán. Además de los que hemos 
registrado, conviene ver: 

* 
El Atlas para la obra de Thiers. — París, Paulín, i8§g. 

El itinerario de Laborde, de escaso valer. 

El hermoso Atlas inglés de Wyld, que sólo tiene el defecto de contraer- 
se no más que á las operaciones de las fuerzas británicas. 

El Mapa de Nautiat. — Londres, 1810. 

En la colección del Senado existen los croquis interesantísimos de don 
Francisco Xavier de Gabanes, para las batallas de Bailen, Talavera, Tama- 
mes, San Marcial, Sorauren, Líneas del Bidasoa y Toulouse; sitios de Zarago- 
za, Gerona, Astorga, Giudad-Rodrigo, Tarifa y Badajoz. 

Llevan notas explicativas casi todos. 

(I) París, Plun, 1908. 




University of 
Connecticut 

Libraries 




39153024373914